Conectate con nosotros

Saldías: quedándote o yéndote

Cultura, entre la Villa 31 y Figueroa Alcorta

Publicado hace

el

En un edificio de logística de Saldías, el primer asentamiento de Capital Federal, fundado en la década del 30 para empleados ferroviarios provenientes del Noroeste argentino, funciona un Polo Cultural con más de 300 artistas. El barrio está atravesado por las vías del Ferrocarril Belgrano Norte y del Belgrano Cargas, y se encuentra ubicado entre la Villa 31 y las lujosas torres Le Parc de Figueroa Alcorta. En los últimos meses empezó a correr un rumor que pone en riesgo la continuidad del lugar.

En los años 60 era un mercado de frutas que construyeron los Productores de Frutas y Hortalizas. Ellos le alquilaban el piso al estado y crearon este edificio”, afirma Lucas Pombo, el encargado de tener la concesión de los galpones en donde hoy funciona la asociación civil Polo Cultural Saldías (PCS), junto con su empresa de logística. La suma de los tres mercados: Saldías, Abasto y Avellaneda eran lo que hoy es el Mercado Central ubicado en Tapiales, partido de La Matanza.

El predio fue el elegido por Luis Alberto Spinetta para preparar el show que presentó en 2009 con Las Bandas Eternas. En lo que antes era el auditorio del mercado se improvisaron cuatro salas para que el Flaco pueda ensayar en simultáneo con sus distintas formaciones. Es por eso que el lugar rinde homenaje a él. Invisible, Pescado Rabioso, Spinetta Jade, Spinetta y Los Socios del Desierto y La La La, distintas etapas en la carrera del artista, son los nombres que llevan los corredores del depósito. Por los pasillos del ex Mercado de Frutas y Hortalizas caminaron artistas de la talla de Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati, Leon Gieco, Ricardo Mollo, Pedro Aznar y la mayoría de los músicos que participaron del recital de Luis Alberto en Vélez.El auge fue con el ensayo del Flaco. Desde ahí todo el mundo quería venir a conocer el lugar. Y obviamente cuando el flaco ´se fue de gira´, el espacio empezó a tener otro valor”, aclara Pombo.

La diversidad de bandas que ensayan en PCS varía no sólo desde el aspecto sonoro, sino desde la trayectoria o el recorrido de los distintos grupos. En el espacio, que funciona como una especie de usina, conviven artistas consagrados, en pleno crecimiento y otros que están tocando sus primeros acordes. Entre la heterogeneidad se encuentran: Lo Pibitos, Los Cafres, In corp Sanctis, Malbón, Pommez Internacional, el jazzista Diego Olivera, Silvestre y La Naranja, Bandalos Chinos, Militantes del Climax y Banda de la Muerte. También pasaron Joaquín Levinton, Abril Sosa, Deborah del Corral y Utopians.

De izquierda a derecha, algunos de los integrantes de Lo Pibitos en su búnker de Saldías: Andrés Cortes, Jean Luka Arbe, Tomás Bacigaluppi, Marto Aguilar y Guido Ruggiero.

De izquierda a derecha, algunos de los integrantes de Lo Pibitos en su búnker de Saldías: Andrés Cortes, Jean Luka Arbe, Tomás Bacigaluppi, Marto Aguilar y Guido Ruggiero.

Desde afuera, el PCS no muestra nada, es un lugar gris, gélido y sin vida. Pero a medida que uno se va a acercando a esa mole ubicada en Retiro Norte, los sonidos que escapan por las ventanas y los burletes anuncian que algo está pasando. Este edificio está vibrando todo el tiempo, están los camiones que pasan con muchas toneladas y hacen mover el suelo, los aviones de Aeroparque y los trenes de carga y pasajeros. Todo esto, sumado a las bandas que con sus amplificadores y baterías, hacen vibrar los vidrios y las paredes”, observa Guido Ruggiero, que con su grupo, Lo Pibitos, llegó al lugar en 2011, y desde hace cinco años hacen mover los cimientos del depósito con funk, hip-hop y cumbia. Al principio ocupaban lo que antes era una oficina simple, con el tiempo lograron ampliar sus fronteras para tener una sala doble.

El contraste de lo que es el lugar y lo que tiene adentro, es también parte de la mística, asegura Justo Fernández Madero, frontman de Silvestre y La Naranja, una de las agrupaciones con mayor frescura dentro del indie argentino. Su grupo ensaya en uno de los 58 espacios convertidos en salas de ensayo, ateliers, productoras, estudios de fotografía y moda que conforman el templo de arte y cultura. Silvestre y La Naranja comparte la sala y algunos músicos con Bandalos Chinos, otra banda que viene avanzando en la escena. Goyo, su cantante, cree que “la cultura emergente está en pleno crecimiento y en Saldías se vuelve palpable”.

El artista plástico Cristián Fernández Ocampo es quien ocupa la sala de 150 metros cuadrados que albergó a Spinetta. El sitio que antes supo escuchar la voz y los acordes de Luis Alberto hoy contempla las obras expresionistas del joven pintor. “Saldías es el lugar en donde me conocí desde un punto de vista artístico y personal”, admite Fernández Ocampo.

El dúo B-Lee & The Toxic Bros está desde que se fundó el Polo y tiene una de las salas más auténticas. En base a un trabajo de hormiga lograron recolectar 4500 conos de papas fritas para acustizar la sala. La conciencia visual y ecológica también se ve reflejada en la fría iluminación que ofrecen los siete bidones de agua mineral convertidos en lámparas.

B-Lee & The Toxic Bros en formato trío.

B-Lee & The Toxic Bros en formato trío.

Martín Grinfeld, uno de los miembros de Malbón, recuerda que se enteró de que “entre Retiro y Recoleta había un lugar para artistas en dónde se podía hacer cualquier cosa, desde una intervención hasta ensayar. Era una especie de desierto en una parte re urbana de la ciudad”. El espacio de Malbón no sólo cumple la función de sala de ensayo, ahí adentro se pre-produjo “Canción reacción”, uno de los discos del grupo de pop mutante.

Saldías empezó a sonar fuera del ámbito artístico tras el anuncio de un proyecto de urbanización. La noticia logró entusiasmar a las 500 personas que pueblan el barrio que nace entre la intersección de la calle Padre Carlos Mugica y Jerónimo Salguero, y que más allá de haber sido poblado en los años 30, siguió creciendo y se profundizó durante la crisis de 2001. La iniciativa, tal como la anunció el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tiene cuatro ejes: el mejoramiento de las condiciones de habitabilidad, la integración social, el desarrollo económico y la integración urbana. Para ello, primero se hará un relevamiento arquitectónico de las viviendas, luego se mejorará cada una de ellas y por último se entregarán títulos de propiedad.

La gran mayoría de los artistas del PCS estuvieron presentes el pasado 15 de septiembre, cuando el jefe de Gobierno, acompañado del Jefe de Gabinetes de Ministros de la Nación, Marcos Peña, anunció mediante una conferencia en las calles del barrio el proyecto de urbanización. “Nuestro compromiso es que los vecinos de Saldías vivan como se vive en los demás barrios de la Ciudad y tengan las mismas oportunidades”, prometió Rodriguez Larreta.

El videoclip de El Zar fue grabado en el Polo Cultural Saldias

Ante la consulta, los artistas se mostraron de acuerdo con la urbanización del barrio. “Me parece que el progreso es positivo, más para la gente que está siempre acá”, opina Goyo de Bandalos Chinos. “No hay que negar el avance, que en muchos casos sería una mejora para el barrio”, añade Pombo. Desde una vista aérea, el asentamiento poblado por 100 viviendas y algunos depósitos parecería funcionar como un apéndice de la Villa 31.

La ola de urbanización parecería venir con un proyecto del Malba de ampliar sus instalaciones. Y esto, día a día produce incertidumbre dentro del Polo Cultural. El museo de arte moderno perteneciente al empresario Eduardo Costantini queda a pocas cuadras del barrio -otra de las tantas ambigüedades que ofrece el paisaje porteño-Su propuesta está basada en un puente que integre a comunidades y barrios carenciados de la Ciudad para unir públicos diversos. Algo que la asociación civil comandada por Pombo viene haciendo desde hace tiempo.

Todos los años se organizan actividades en la canchita de fútbol del barrio. En estos encuentros no hay nombre ni trayectoria que valga. En el escenario que se arma especialmente sobre la canchita de tierra, se mezclan grupos acostumbrados a tocar para más de mil personas con pibes nacidos y criados en Saldías que recién arrancan sus proyectos. ¡Es una banda re power!”, enfatiza Pombo, para referirse a una agrupación local ferroviaria de heavy metal que tocó en el último festival.

Nosotros estamos en perfecto términos con Costantini, el problema es que si nos tenemos que mudar, es complicado, no por lo que sería la mudanza, sino porque el lugar tiene como un alma propia y si lo trasladas se pierde”, analiza Pombo, ante una posible migración. Ruggiero se muestra esperanzador: “Esperemos que este lugar siga existiendo y que podamos seguir desarrollando nuestras disciplinas, porque este es un sitio de trabajo que sirve para venir a desarrollarse”.

“Este lugar se empezó a dar por necesidad automática de la gente”, asegura Pombo

“Este lugar se empezó a dar por necesidad automática de la gente”, asegura Pombo

La semilla que sembró Pombo, cuando decidió empezar con su banda, hoy la siguen regando cientos de artistas que de lunes a lunes se acercan al edificio para ensayar, pintar, diseñar y producir. El proyecto cultural del Malba arrancaría de raíz todo lo logrado hasta el momento. Acabaría con algo que se forjó de forma orgánica y funciona como semillero de la cultura argentina. El proyecto del Malba viene a poner una macetón de cemento arriba de un árbol que recién ha comenzado a florecer.

Leer más
Comentá

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Masiva marcha por la legalización de la marihuana

¡Legalizenla!

Publicado hace

el

Foto (ilustrativa): CC Adriano Ruelli

Ayer jueves 22 de noviembre se realizó la novena Marcha Nacional de la Marihuana y se le dió el cierre a la “Semana del Cannabis”. La movilización fue convocada en Plaza de Mayo por el Frente de Organizaciones Cannábicas de Argentina (FOCA) para brindar información sobre los usos y beneficios de la planta y, también, visibilizar la situación de los usuarios medicinales en Argentina.  

Las diferentes organizaciones como Mamá Cultiva, el FOCA y los usuarios medicinales autoconvocados se concentraron en Plaza de Mayo a partir de las 15. A las 18, las columnas marcharon rumbo al Congreso de la Nación bajo las consignas: “No más presos por plantar”, “Regulación del cannabis ya” y por la correcta implementación de la Ley de Investigaciòn Médica y Científica del uso del Cannabis y sus derivados. La ley 27350 fue sancionado por el Senado y la Cámara de Diputado en marzo de 2017.

“Viví la semana del cannabis como un evento histórico”, confesó Horacio Rodríguez integrante del Frente de Organizaciones Cannábicas de Argentina (FOCA) sobre lo que fue la primera “Semana del Cannabis” en el país. “Hubo muchas actividades en lugares estratégicos de la Ciudad de Buenos Aires”, comentó sobre el evento que comenzó el 15 de noviembre en la Legislatura porteña. Pasando por el Senado, la Facultad de Derecho de la UBA y la Facultad de Ciencias Sociales de Lomas de Zamora. “Son ámbitos en los que se tiene que instalar el debate”, dijo y aclaró que si bien cada vez se habla más “nos seguimos auto incriminando”.

Además, contó que desde las agrupaciones se busca brindar buena información para combatir el blindaje mediático. “Estuve preso 11 días en Salta”, confiesa. “La ley de narcomenudeo permite las denuncias anónimas o en mi caso una causa armada por la policía”, Cuenta Horacio. “Tengo la comisaría enfrente de mi casa, cayeron con una orden de allanamiento y encontraron 61 plantas”, agrega. Debido a la cantidad de plantas, el caso quedó en manos del juzgado federal nº 1 y, al no poder probar que el fin del cultivo era para la venta, fue sobreseído.

“Nosotres celebramos estas iniciativas, pero nos parece que no ayuda demasiado” Dijo Pablo Mosley integrante de Mamá Cultiva sobre los recientes ensayos clínicos con aceite de cannabis que está realizando el Hospital Garrahan. “La verdad es que cien personas comparado con los dos mil mensajes que recibimos por mes es una gota en el océano”, comentó. “Es buenisimo para esos cien chicos, pero son muchos los que necesitan el aceite y por eso pedimos el auto cultivo”, sentenció.

  “No queremos más presos por plantar” dijo Alexis, usuario de cannabis recreativo. “Mi hermano estuvo preso nueve meses por una denuncia anónima, lo allanaron, le sacaron las cinco plantas que tenía y se lo llevaron”, comentó.

   Mientras que Matías Faray, integrante de Agrupación de Cannabicultores del Oeste, pidió que “se despenalice la marihuana para dejar de ir presos, que se derogue el artículo 14 de la ley de drogas (23.737) y el inciso A del artículo 5 que es el que penaliza el cultivo para consumo personal”. Además, agregó que “Necesitan que se reglamente el registro de cultivadores de la ley de cannabis medicinal (27.350) como lo indica sus artículos”..

Faray reclamó que se le dé el espacio al INTA y al CONICET para que realicen investigaciones sobre la planta y aclaró que se está avanzando en este sentido por “la insistencia de los compañeros cannábicos” y no por voluntad del Estado.

Leer más

Kendrick Lamar, Arctic Monkeys y Twenty One Pilots encabezan el Lollapalooza 2019

Publicado hace

el

Lollapalooza Argentina 2019 anunció los artistas y bandas que serán parte de la sexta edición del festival en nuestro país. Las tres jornadas, que se llevarán a cabo el 29, 30 y 31 de marzo en el Hipódromo de San Isidro, contarán con la presencia de Arctic Monkeys, Kendrick Lamar, Twenty One Pilots, Lenny Kravitz, Post Malone, Sam Smith, The 1975 y muchos más.

En su anterior edición de marzo de este año, el lineup también contó con más de cien bandas, entre las que se destacaron Imagine Dragons, Red Hot Chilli Peppers, Lana del Rey, The Killers, entre otras; divididas a lo largo de tres días, aunque la última  fecha tuvo que ser suspendida debido a las condiciones climáticas que afectaron el predio.

En cuanto a la presencia nacional, se destacan Fito Páez, Jorge Drexler, Lali, Cazzu, Khea, Bambi, Barbi Recanati, Perras On The Beach, 1915, Lelé, Salvapantallas, Cande Zamar, Telescopios, Naomi Preizler, entre otros.

Las entradas se encuentran en la última etapa de venta a su precio final y podés adquirirlas en lollapaloozaar.com/tickets

Leer más

Anderson .Paak – Oxnard

Publicado hace

el

Tras el lanzamiento de Malibu en 2016, y su posterior aparición en el Tiny Desk de NPR junto a los Free Nationals, Anderson .Paak se convirtió en el artista del que hay que hablar. Tras el fallido debut con Venice, el éxito de su segundo disco lo catapultó a la cima de los charts, no sólo de hip hop y R&B, sino globales, permitiéndole ser cartel de importantes festivales tanto de su país natal como también internacionales. Recordada en la memoria de miles de jóvenes quedará su presentación en el Lollapalooza 2017 y su side show en el Teatro Vorterix, donde también se pudo observar a una Nathy Peluso todavía en ascenso, sin ser tan reconocida en el ámbito local.

Con mucho silencio de parte del californiano, de a poco la prensa y los fans comenzaron a recibir señales de lo que sería su próximo trabajo, “el álbum que soñó hacer desde que estaba en la preparatoria”, según dijo en una entrevista a la  Rolling Stone. Así, .Paak se unió junto a Dr. Dre y juntos dieron vida a Oxnard, un disco de cincuenta y seis minutos que repasa, a lo largo y a lo ancho, las distintas influencias y estilos que marcaron al músico y le brindaron su sello único y característico, pero que entre canción y canción no pareciera tener un hilo conductor bien definido y termina resultando en un frankenstein musical al que le sobran canciones.

El disco arranca con The Chase, una canción cargada de arreglos vocales, mezclada con vientos a lo Peter Gabriel y una guitarra de Chic que rellenan el ambiente a medida que la voz de .Paak irrumpe en el campo sonoro. En segundo lugar llega Headlow, un tema que habla del encuentro con una trabajadora sexual en la I-95. “Mejor mantengas tu cabeza abajo”, repite una y otra vez el estribillo para dar paso a Tints, el primer single del disco junto a Kendrick Lamar.

Hasta el momento, el disco resulta en armonía, pero cuando llega el turno de Who R U esta se pierde y comienza cierta confrontación. Por momentos, Oxnard resulta muy groovy y soulero, pero por otra parte también se acerca demasiado a un rap sucio y oscuro que discrepa bastante con la línea que pareciera plantearse al inicio.

Ejemplo claro de esto es 6 Summers, donde en una misma canción  podemos encontrar dos géneros muy  definidos. Al principio un rap de protesta cargado de mucho contenido hacia Donald Trump, el consumismo y la violencia: “Es difícil soportar el asesinato a sangre fría. Es más fácil conseguir una nueve milímetros”. Que después vira hacia una base mucho mas suave y refinada con arreglos de teclado y de percusión.

En Saviers Road, .Paak mezcla un riff de guitarra afrolatino con arreglos corales al mejor estilo Kanye West en The College Drop Out, dejando claras sus influencias durante la preparatoria, para después pasar por una base de Smooth Jazz perfectamente ejecutada en Smile/Petty.

Pero si el álbum pareciera retomar su fórmula, de repente irrumpe Mansa Musa, una canción que pareciera venir de otro disco, de ese al que pertenecía Who R U, más parecido al olvidado Venice que a Malibu. El noveno en la lista es Brother’s Keeper, con una colaboración bastante acertada por parte de Pusha T, un tema que funciona como dínamo a casi tres cuartos del disco.

En décimo lugar se encuentra Anywhere, una soberbia colaboración entre .Paak y Snoop Dogg, y uno de los grandes aciertos por parte de Dr Dre, que logran confluir en una sublime conjunción entre un viejo beat noventero y la nueva costa oeste. Acá el disco pareciera encontrar sus bases nuevamente, Trippy arranca con un arreglo coral adornado por un palo de agua y un riff de guitarra que dan paso a una contundente línea de bajo que comulga bien con el resto de los arreglos y la voz de J. Cole.

Casi al final del álbum se encuentra la que quizás sea la mejor composición de la placa, o al menos la mejor lograda y ejecutada. Cheers lo tiene todo, vientos, una guitarra funky, .Paak aullando Yes Lawd! e incluso una colaboración de Q-Tip. Resultaba el cierre perfecto, pero entonces llegan Sweet Chick y Left to Right, dos temas que, si bien tienen lo suyo, resultan olvidables y terminan por restarle calidad al resto del álbum, alargando innecesariamente el cierre de la obra.

Aún así, tras dos años de silencioso trabajo, .Paak sacó a la luz un disco que logra satisfacer las expectativas inmediatas. Dejará grandes hits, como Tints, y grandes colaboraciones, como Anywhere, pero otros temas pasarán al olvido y serán salteados y dejados de lado en las listas de reproducción, dejando en claro un grave problema de consistencia en la producción de Dre y un interesante desafío hacia el futuro.

Leer más

LO MÁS LEÍDO