Conectate con nosotros

Red Hot Chili Peppers y Royal Blood, distorsión de ayer y hoy

Publicado hace

el

La producción rockera del Lollapalooza, sigue teniendo un lugar clave. Las líneas principales del festival sientan sus bases en el género musical más importante de todos los tiempos, en distintas variantes, con la presencia de Pearl Jam, David Byrne, Liam Gallagher y hasta con The Killers. A pesar de todos esos grandes nombres, el show más esperado por el gran público es el de Red Hot Chili Peppers. La banda liderada por Anthony Kiedis actuará por séptima ocasión en Argentina y ya se ha convertido en un clásico del festival ideado por Perry Farrel para el suelo sudamericano: serán headliners por segunda ocasión.

Con un sonido inconfundible, han ganado millones de adeptos en todo el mundo a lo largo de sus más de 30 años de carrera. Su sonido, jugado y fuera de la norma, para finales de la década del ochenta, logró casi un culto alrededor de sus figuras. Canciones pegadizas, vídeos lisérgicos y un virtuosismo, a veces desmedido, de sus instrumentistas, fueron un cóctel que todos los que fueron adolescente en los primeros noventas probaron.

Son responsables de muchos clásicos aclamados. Californication, Under The Bridge, Otherside y By The Way son de sus gemas más automáticas. Y se entiende el porqué. Todos los discos de los Peppers que vieron la luz desde 1984 hasta el 2002 son muy parejos. Esa regularidad en estudio es lo que los posiciona como una de las bandas más importantes del mundo en los últimos años.

Tal vez el pecado más grande del grupo de Anthony Kiedis es, justamente, tener a Kiedis.  El cantante es, como mínimo, limitado para actuar en vivo. No luce como sus compañeros: Chad Smith es uno de los bateristas más correctos para el funk que han existido y Flea exagerado por naturaleza, es poseedor de un talento único para componer en el bajo. El líder de la banda se ve siempre muy disminuido cuando se trata de actuar en grandes estadios, que son desde hace muchos años, el territorio habitual de la banda.

Como alternativa rockera también aparece Royal Blood, un dúo pesado oriundo de Gran Bretaña que alcanzó un cierto reconocimiento en muy poco tiempo de vida. Nacidos en 2013, la banda de Mike Kerr y Ben Thatcher, a diferencia de los Peppers, sustenta su flamante éxito en su show en vivo: solo dos personas arriba del escenario, llevando a cabo un simplísimo set de bajo y batería. Una rareza que llama la atención y capta una enorme cantidad de público en cada festival en el que se presentan.

Figure It Out, Lights Out y Little Monster son algunos éxitos que los ponen en el mapa de la escena rockera actual como unos de los artistas a ver de cada line up en el que están. Su sonido, emparentado con el de At The Drive In o el de The White Stripes, no tiene espejo en su circuito actual y eso la convierte en especial: lleva un estilo pesado a ámbitos mucho más pop.

Nominada a mejor banda británica en los Brit Awards, el grupo de Kerr y Thatcher comienza su 2018 girando por sudamericana con su álbum del año pasado How Did We Get So Dark? Integrando la segunda línea del Lollapalooza, en lo que seguramente será el puntapié inicial para un crecimiento que los tendrá encabezando festivales más temprano que tarde.

Tanto Red Hot Chili Peppers como Royal Blood se estarán presentando el primer día del Lollapalooza, el viernes 16 de marzo junto a Hardwell, Imagine Dragons y Chance The Rapper, entre otros.

Leer más
Comentá

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Masiva marcha por la legalización de la marihuana

¡Legalizenla!

Publicado hace

el

Foto (ilustrativa): CC Adriano Ruelli

Ayer jueves 22 de noviembre se realizó la novena Marcha Nacional de la Marihuana y se le dió el cierre a la “Semana del Cannabis”. La movilización fue convocada en Plaza de Mayo por el Frente de Organizaciones Cannábicas de Argentina (FOCA) para brindar información sobre los usos y beneficios de la planta y, también, visibilizar la situación de los usuarios medicinales en Argentina.  

Las diferentes organizaciones como Mamá Cultiva, el FOCA y los usuarios medicinales autoconvocados se concentraron en Plaza de Mayo a partir de las 15. A las 18, las columnas marcharon rumbo al Congreso de la Nación bajo las consignas: “No más presos por plantar”, “Regulación del cannabis ya” y por la correcta implementación de la Ley de Investigaciòn Médica y Científica del uso del Cannabis y sus derivados. La ley 27350 fue sancionado por el Senado y la Cámara de Diputado en marzo de 2017.

“Viví la semana del cannabis como un evento histórico”, confesó Horacio Rodríguez integrante del Frente de Organizaciones Cannábicas de Argentina (FOCA) sobre lo que fue la primera “Semana del Cannabis” en el país. “Hubo muchas actividades en lugares estratégicos de la Ciudad de Buenos Aires”, comentó sobre el evento que comenzó el 15 de noviembre en la Legislatura porteña. Pasando por el Senado, la Facultad de Derecho de la UBA y la Facultad de Ciencias Sociales de Lomas de Zamora. “Son ámbitos en los que se tiene que instalar el debate”, dijo y aclaró que si bien cada vez se habla más “nos seguimos auto incriminando”.

Además, contó que desde las agrupaciones se busca brindar buena información para combatir el blindaje mediático. “Estuve preso 11 días en Salta”, confiesa. “La ley de narcomenudeo permite las denuncias anónimas o en mi caso una causa armada por la policía”, Cuenta Horacio. “Tengo la comisaría enfrente de mi casa, cayeron con una orden de allanamiento y encontraron 61 plantas”, agrega. Debido a la cantidad de plantas, el caso quedó en manos del juzgado federal nº 1 y, al no poder probar que el fin del cultivo era para la venta, fue sobreseído.

“Nosotres celebramos estas iniciativas, pero nos parece que no ayuda demasiado” Dijo Pablo Mosley integrante de Mamá Cultiva sobre los recientes ensayos clínicos con aceite de cannabis que está realizando el Hospital Garrahan. “La verdad es que cien personas comparado con los dos mil mensajes que recibimos por mes es una gota en el océano”, comentó. “Es buenisimo para esos cien chicos, pero son muchos los que necesitan el aceite y por eso pedimos el auto cultivo”, sentenció.

  “No queremos más presos por plantar” dijo Alexis, usuario de cannabis recreativo. “Mi hermano estuvo preso nueve meses por una denuncia anónima, lo allanaron, le sacaron las cinco plantas que tenía y se lo llevaron”, comentó.

   Mientras que Matías Faray, integrante de Agrupación de Cannabicultores del Oeste, pidió que “se despenalice la marihuana para dejar de ir presos, que se derogue el artículo 14 de la ley de drogas (23.737) y el inciso A del artículo 5 que es el que penaliza el cultivo para consumo personal”. Además, agregó que “Necesitan que se reglamente el registro de cultivadores de la ley de cannabis medicinal (27.350) como lo indica sus artículos”..

Faray reclamó que se le dé el espacio al INTA y al CONICET para que realicen investigaciones sobre la planta y aclaró que se está avanzando en este sentido por “la insistencia de los compañeros cannábicos” y no por voluntad del Estado.

Leer más

Kendrick Lamar, Arctic Monkeys y Twenty One Pilots encabezan el Lollapalooza 2019

Publicado hace

el

Lollapalooza Argentina 2019 anunció los artistas y bandas que serán parte de la sexta edición del festival en nuestro país. Las tres jornadas, que se llevarán a cabo el 29, 30 y 31 de marzo en el Hipódromo de San Isidro, contarán con la presencia de Arctic Monkeys, Kendrick Lamar, Twenty One Pilots, Lenny Kravitz, Post Malone, Sam Smith, The 1975 y muchos más.

En su anterior edición de marzo de este año, el lineup también contó con más de cien bandas, entre las que se destacaron Imagine Dragons, Red Hot Chilli Peppers, Lana del Rey, The Killers, entre otras; divididas a lo largo de tres días, aunque la última  fecha tuvo que ser suspendida debido a las condiciones climáticas que afectaron el predio.

En cuanto a la presencia nacional, se destacan Fito Páez, Jorge Drexler, Lali, Cazzu, Khea, Bambi, Barbi Recanati, Perras On The Beach, 1915, Lelé, Salvapantallas, Cande Zamar, Telescopios, Naomi Preizler, entre otros.

Las entradas se encuentran en la última etapa de venta a su precio final y podés adquirirlas en lollapaloozaar.com/tickets

Leer más

Anderson .Paak – Oxnard

Publicado hace

el

Tras el lanzamiento de Malibu en 2016, y su posterior aparición en el Tiny Desk de NPR junto a los Free Nationals, Anderson .Paak se convirtió en el artista del que hay que hablar. Tras el fallido debut con Venice, el éxito de su segundo disco lo catapultó a la cima de los charts, no sólo de hip hop y R&B, sino globales, permitiéndole ser cartel de importantes festivales tanto de su país natal como también internacionales. Recordada en la memoria de miles de jóvenes quedará su presentación en el Lollapalooza 2017 y su side show en el Teatro Vorterix, donde también se pudo observar a una Nathy Peluso todavía en ascenso, sin ser tan reconocida en el ámbito local.

Con mucho silencio de parte del californiano, de a poco la prensa y los fans comenzaron a recibir señales de lo que sería su próximo trabajo, “el álbum que soñó hacer desde que estaba en la preparatoria”, según dijo en una entrevista a la  Rolling Stone. Así, .Paak se unió junto a Dr. Dre y juntos dieron vida a Oxnard, un disco de cincuenta y seis minutos que repasa, a lo largo y a lo ancho, las distintas influencias y estilos que marcaron al músico y le brindaron su sello único y característico, pero que entre canción y canción no pareciera tener un hilo conductor bien definido y termina resultando en un frankenstein musical al que le sobran canciones.

El disco arranca con The Chase, una canción cargada de arreglos vocales, mezclada con vientos a lo Peter Gabriel y una guitarra de Chic que rellenan el ambiente a medida que la voz de .Paak irrumpe en el campo sonoro. En segundo lugar llega Headlow, un tema que habla del encuentro con una trabajadora sexual en la I-95. “Mejor mantengas tu cabeza abajo”, repite una y otra vez el estribillo para dar paso a Tints, el primer single del disco junto a Kendrick Lamar.

Hasta el momento, el disco resulta en armonía, pero cuando llega el turno de Who R U esta se pierde y comienza cierta confrontación. Por momentos, Oxnard resulta muy groovy y soulero, pero por otra parte también se acerca demasiado a un rap sucio y oscuro que discrepa bastante con la línea que pareciera plantearse al inicio.

Ejemplo claro de esto es 6 Summers, donde en una misma canción  podemos encontrar dos géneros muy  definidos. Al principio un rap de protesta cargado de mucho contenido hacia Donald Trump, el consumismo y la violencia: “Es difícil soportar el asesinato a sangre fría. Es más fácil conseguir una nueve milímetros”. Que después vira hacia una base mucho mas suave y refinada con arreglos de teclado y de percusión.

En Saviers Road, .Paak mezcla un riff de guitarra afrolatino con arreglos corales al mejor estilo Kanye West en The College Drop Out, dejando claras sus influencias durante la preparatoria, para después pasar por una base de Smooth Jazz perfectamente ejecutada en Smile/Petty.

Pero si el álbum pareciera retomar su fórmula, de repente irrumpe Mansa Musa, una canción que pareciera venir de otro disco, de ese al que pertenecía Who R U, más parecido al olvidado Venice que a Malibu. El noveno en la lista es Brother’s Keeper, con una colaboración bastante acertada por parte de Pusha T, un tema que funciona como dínamo a casi tres cuartos del disco.

En décimo lugar se encuentra Anywhere, una soberbia colaboración entre .Paak y Snoop Dogg, y uno de los grandes aciertos por parte de Dr Dre, que logran confluir en una sublime conjunción entre un viejo beat noventero y la nueva costa oeste. Acá el disco pareciera encontrar sus bases nuevamente, Trippy arranca con un arreglo coral adornado por un palo de agua y un riff de guitarra que dan paso a una contundente línea de bajo que comulga bien con el resto de los arreglos y la voz de J. Cole.

Casi al final del álbum se encuentra la que quizás sea la mejor composición de la placa, o al menos la mejor lograda y ejecutada. Cheers lo tiene todo, vientos, una guitarra funky, .Paak aullando Yes Lawd! e incluso una colaboración de Q-Tip. Resultaba el cierre perfecto, pero entonces llegan Sweet Chick y Left to Right, dos temas que, si bien tienen lo suyo, resultan olvidables y terminan por restarle calidad al resto del álbum, alargando innecesariamente el cierre de la obra.

Aún así, tras dos años de silencioso trabajo, .Paak sacó a la luz un disco que logra satisfacer las expectativas inmediatas. Dejará grandes hits, como Tints, y grandes colaboraciones, como Anywhere, pero otros temas pasarán al olvido y serán salteados y dejados de lado en las listas de reproducción, dejando en claro un grave problema de consistencia en la producción de Dre y un interesante desafío hacia el futuro.

Leer más

LO MÁS LEÍDO