Conectate con nosotros

VERSUS

Camila Cabello y Zara Larsson, dos futuros tanques del pop

Lollapalooza is coming…

Publicado hace

el

Una latina de raza, padre mexicano y madre cubana, nacida y criada hasta los siete años en la isla del caribe. La otra, sueca, como hasta puede delatarlo su nombre. Ambas comparten una cualidad indiscutible: con mucha facilidad sus canciones se convierten en Hits

Camila Cabello, se hizo conocida por integrar el grupo Fifth Harmony, un quinteto musical formado por mujeres que participó en la segunda edición del X Factor norteamericano. Dos álbumes y cuatro años más tarde, la cantante abandonó la banda para seguir por su lado.

Camila, el homónimo debut solista de la cubana, vio la luz a principios de este año, luego de una larga espera y una gran expectativa generada. En él muestra la hilacha de sus raíces centroamericanas, desde la elección de los instrumentos hasta las frases en castellano que se cuelan en sus letras. Todo tiene olor a Cuba, matizado por su clara formación estadounidense.

Zara Larsson es un diamante en bruto que las discográficas vienen puliendo desde que era muy joven, siempre como solista y al frente de sus propias composiciones, pero rodeada de los mejores productores que se pueden contratar en Europa.

La sueca se mezcla a la perfección con los creadores que generan esa música hitera y bailable. Sus beats están armados casi matemáticamente por discípulos de Avicii y Martin Garrix y se nota al escuchar sus álbumes 1 y So Good, el ultimo lanzado en 2017.

Son dos de las artistas del pop que más han crecido en popularidad en el último año: ambas han logrado cientos de millones de reproducciones en más de una canción en los servicios de streaming el año pasado. Havana y Crying in the Club son los temas más importantes de Cabello, mientras que Larsson se ha hecho conocida por Lush Life y Never Forget You.

Las discográficas estarían interesadas en explotar su talento de manera conjunta: hubo rumores fuertes a fin de 2017 que indicaban que las artistas estaban trabajando en una colaboración. Incluso la cantante sueca expresó en varios medios que le gustaría grabar una canción con su colega cubana.

Ambas integran el line up del Lollapalooza 2018, formando parte, tanto Larsson como Cabello, de la grilla del primer día, fecha encabezada por Red Hot Chilli Peppers, Imagine Dragons y Chance The Rapper.

Leer más
Comentá

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

VERSUS

Red Hot Chili Peppers y Royal Blood, distorsión de ayer y hoy

Publicado hace

el

La producción rockera del Lollapalooza, sigue teniendo un lugar clave. Las líneas principales del festival sientan sus bases en el género musical más importante de todos los tiempos, en distintas variantes, con la presencia de Pearl Jam, David Byrne, Liam Gallagher y hasta con The Killers. A pesar de todos esos grandes nombres, el show más esperado por el gran público es el de Red Hot Chili Peppers. La banda liderada por Anthony Kiedis actuará por séptima ocasión en Argentina y ya se ha convertido en un clásico del festival ideado por Perry Farrel para el suelo sudamericano: serán headliners por segunda ocasión.

Con un sonido inconfundible, han ganado millones de adeptos en todo el mundo a lo largo de sus más de 30 años de carrera. Su sonido, jugado y fuera de la norma, para finales de la década del ochenta, logró casi un culto alrededor de sus figuras. Canciones pegadizas, vídeos lisérgicos y un virtuosismo, a veces desmedido, de sus instrumentistas, fueron un cóctel que todos los que fueron adolescente en los primeros noventas probaron.

Son responsables de muchos clásicos aclamados. Californication, Under The Bridge, Otherside y By The Way son de sus gemas más automáticas. Y se entiende el porqué. Todos los discos de los Peppers que vieron la luz desde 1984 hasta el 2002 son muy parejos. Esa regularidad en estudio es lo que los posiciona como una de las bandas más importantes del mundo en los últimos años.

Tal vez el pecado más grande del grupo de Anthony Kiedis es, justamente, tener a Kiedis.  El cantante es, como mínimo, limitado para actuar en vivo. No luce como sus compañeros: Chad Smith es uno de los bateristas más correctos para el funk que han existido y Flea exagerado por naturaleza, es poseedor de un talento único para componer en el bajo. El líder de la banda se ve siempre muy disminuido cuando se trata de actuar en grandes estadios, que son desde hace muchos años, el territorio habitual de la banda.

Como alternativa rockera también aparece Royal Blood, un dúo pesado oriundo de Gran Bretaña que alcanzó un cierto reconocimiento en muy poco tiempo de vida. Nacidos en 2013, la banda de Mike Kerr y Ben Thatcher, a diferencia de los Peppers, sustenta su flamante éxito en su show en vivo: solo dos personas arriba del escenario, llevando a cabo un simplísimo set de bajo y batería. Una rareza que llama la atención y capta una enorme cantidad de público en cada festival en el que se presentan.

Figure It Out, Lights Out y Little Monster son algunos éxitos que los ponen en el mapa de la escena rockera actual como unos de los artistas a ver de cada line up en el que están. Su sonido, emparentado con el de At The Drive In o el de The White Stripes, no tiene espejo en su circuito actual y eso la convierte en especial: lleva un estilo pesado a ámbitos mucho más pop.

Nominada a mejor banda británica en los Brit Awards, el grupo de Kerr y Thatcher comienza su 2018 girando por sudamericana con su álbum del año pasado How Did We Get So Dark? Integrando la segunda línea del Lollapalooza, en lo que seguramente será el puntapié inicial para un crecimiento que los tendrá encabezando festivales más temprano que tarde.

Tanto Red Hot Chili Peppers como Royal Blood se estarán presentando el primer día del Lollapalooza, el viernes 16 de marzo junto a Hardwell, Imagine Dragons y Chance The Rapper, entre otros.

Leer más

VERSUS

Khalid y Anderson .Paak, el costado negro más fino del Lollapalooza

Publicado hace

el

En la actualidad, el solista de color tiende a ser rapero. Es el escenario ideal: el artista, acompañado de la pista, solo con un micrófono. Sin embargo, esta monotonía musical esta cambiando. Khalid y Anderson .Paak vienen a romper con esa dinámica que se ha convertido en la norma de los cantantes negros en los últimos años.

Khalid Donnel Robinson es un músico hijo de las plataformas de streaming musical, con una carrera que sienta bases en Souncloud y crece exponencialmente al ingresar a Spotify. Aporta una nueva visión a lo que en general uno espera de un joven negro que tuvo una infancia adversa: optó por el pop.

Su voz, sus composiciones, hasta su manera de desenvolverse en el escenario: todo lo que hace es pop. Respira pop de calidad. Las melodías celestiales se mezclan de manera perfecta con sus vocales y generan un sonido muy propio. Khalid se mueve entre la música agradable y la que roza lo depresivo, con aires ochentosos magistralmente traídos al siglo XXI y con grooves de Hip Hop que no terminan siéndolo.

Su show también lo define: banda en vivo, canciones que varían del estudio, momentos de virtuosismo instrumental y charla constante con el público, con mucha onda. De los cientos de artistas de pop sensible que hay en la escena actual, Khalid demuestra que es distinto, que no le da miedo ponerse festivo y bajar varios cambios al tema siguiente, o que puede llegar a lugares muy interesantes con su voz y hacer sus característicos bailes al mismo tiempo.

A los 19 años se ha establecido como uno de los artistas a mirar. Obtuvo cinco nominaciones a los últimos premios Grammy, incluyendo la de mejor artista nuevo, y American Teen, su álbum debut del año pasado, fue un éxito en cuanto a reproducciones y críticas. No tiene techo. Si logra profundizar y seguir personalizado su sonido se convertirá, en los próximos años, en un artista que perdure.

Anderson .Paak va más lejos. Es un artista que coquetea. Lo hace con el funk, el soul, el R&B y el Hip Hop. En los últimos años minimizó su factura como productor en pos de acomodarse como cantante. Y lo logró.

Malibu, su segundo álbum bajo la identidad Anderson .Paak –ha tenido una primera carrera un tanto fallida como Breezy Lovejoy-, es un clásico contemporáneo. Lanzado en 2016, el disco es de una calidad que no tiene nada que envidiarles a los más importantes lanzamientos de este siglo. Una mezcla improbable de géneros, casi inexplorados por la música mainstream en estos años, que no tiene desperdicio alguno y logra sonar tan agradable como elaborado.

Los conciertos lo encuentran a Brandon Paak Anderson detrás de la batería. Esa particularidad, que suele ser una dificultad, aporta un condimento estético irresistible, ya que se lo puede ver, en varios momentos, hasta rapeando y tocando al mismo tiempo.

El compositor californiano también es una de las mitades del dúo de Hip Hop NxWorries, junto al productor musical Knxwledge, con quien ha lanzado el álbum Yes Lawd!, también en 2016. Además, su gran cantidad de presencias en featurings con artistas consagrados de la música negra, lo convierten en un sello de calidad: si está Anderson .Paak, lo más probable es que el tema sea bueno.

Khalid y Anderson .Paak están, sin lugar a duda, entre lo mejor que ofrece el line up del Lollapalooza 2018, teniendo, este último, un sideshow el miércoles 14 de marzo, ya con localidades agotadas. Se estarán presentando el sábado 17 y el viernes 16, respectivamente, en el Hipódromo de San Isidro.

Leer más

VERSUS

Cardi B vs SZA: líderes de la música negra

Publicado hace

el

Una es la nueva reina del hit, otra elige explorar el Soul y el R&B. Una nació en el Bronx y desde los 19 años trabajó como stripper para poder salir adelante, mientra que la otra nació en el interior de los Estados Unidos, en el seno de una familia musulmana ortodoxa y con posibilidades de acceder a una educación universitaria.

Cardi B y SZA son dos de las artistas femeninas norteamericanas que más terreno han ganado en 2017. Ambas han tenido lanzamientos destacados y su popularidad ha crecido a pasos agigantados, como nunca antes en sus cortas carreras. Son muy distintas entre sí, pero tienen algo importante en común: ambas destacan en géneros musicales que están encabezados por hombres.

Solána Rowe, o SZA, forma parte de Top Dawg Entertainment, la discográfica de Kendrick Lamar, que junto a Schoolboy Q, Jay Rock e Isaiah Rashad, entre otros, son uno de los equipos más interesantes de la música negra actual. A diferencia de sus colegas de T.D.E., SZA no es una rapera. Lo suyo es el R&B, la canción más fina y elaborada. Su coqueteo con el Hip Hop se basó siempre en las participaciones especiales junto a otros artistas: Rihanna, AB Soul y Wale, entre otros, son algunos de los que han requerido sus servicios.

Cuando Ctrl, el álbum debut de SZA, vio la luz en junio pasado, estaba la duda de si ella, la que siempre estaba muy acertada en todos los featurings, podía ponerse delante de buenas canciones y no solo acompañar al interprete principal. La incógnita se despeja a los pocos instantes: SZA puede cantar grandes temas. Tiene una de las voces más perfectas para el soul hoy en día.

Cardi B se mueve en otro circuito: el del trap. Destaca con colaboraciones con artistas como 21 Savage, G Eazy y hasta con su pareja Offset, todos ellos, caras importantes de esta variante de la música afroamericana. Lo importante de Cardi es que se ha posicionado como una rapera que encabeza las canciones y tiene tiempo para desarrollar sus estrofas y no como una voz femenina que aparece en los estribillos para adornar.

Bodak Yellow, el single que la rapera neoyorquina lanzó a mediados de 2017, lleva casi 250 millones de reproducciones en Spotify, su video consiguió 500 millones en YouTube y varios medios especializados la han señalado como una de las 10 mejores canciones de hip hop de 2017, algunos hasta la ubicaron en el primer lugar. Cardi B se ha convertido ya en una artista vendedora: Bruno Mars la buscó para remixar su canción Finesse y lanzarla como single y hasta ha intentado entrar en el mercado latino lanzando un video con Ozuna.

Ambas son garantía de algo en particular: Cardi B del alcance y SZA de la calidad, independientemente de lo que puedan lograr cada una en el otro aspecto. Una líder en ventas y la otra líder en inquietud musical. Y las dos funcionan a la perfección en sus rubros.

Las dos formarán parte de las actuaciones de la entrega de los premios Grammy 2018. La rapera hará la anteriormente mencionada versión de Finesse con Bruno Mars, mientras SZA hará una presentación en solitario.

Leer más

LO MÁS LEÍDO