Conectate con nosotros

VERSUS

Camila Cabello y Zara Larsson, dos futuros tanques del pop

Lollapalooza is coming…

Publicado hace

el

Una latina de raza, padre mexicano y madre cubana, nacida y criada hasta los siete años en la isla del caribe. La otra, sueca, como hasta puede delatarlo su nombre. Ambas comparten una cualidad indiscutible: con mucha facilidad sus canciones se convierten en Hits

Camila Cabello, se hizo conocida por integrar el grupo Fifth Harmony, un quinteto musical formado por mujeres que participó en la segunda edición del X Factor norteamericano. Dos álbumes y cuatro años más tarde, la cantante abandonó la banda para seguir por su lado.

Camila, el homónimo debut solista de la cubana, vio la luz a principios de este año, luego de una larga espera y una gran expectativa generada. En él muestra la hilacha de sus raíces centroamericanas, desde la elección de los instrumentos hasta las frases en castellano que se cuelan en sus letras. Todo tiene olor a Cuba, matizado por su clara formación estadounidense.

Zara Larsson es un diamante en bruto que las discográficas vienen puliendo desde que era muy joven, siempre como solista y al frente de sus propias composiciones, pero rodeada de los mejores productores que se pueden contratar en Europa.

La sueca se mezcla a la perfección con los creadores que generan esa música hitera y bailable. Sus beats están armados casi matemáticamente por discípulos de Avicii y Martin Garrix y se nota al escuchar sus álbumes 1 y So Good, el ultimo lanzado en 2017.

Son dos de las artistas del pop que más han crecido en popularidad en el último año: ambas han logrado cientos de millones de reproducciones en más de una canción en los servicios de streaming el año pasado. Havana y Crying in the Club son los temas más importantes de Cabello, mientras que Larsson se ha hecho conocida por Lush Life y Never Forget You.

Las discográficas estarían interesadas en explotar su talento de manera conjunta: hubo rumores fuertes a fin de 2017 que indicaban que las artistas estaban trabajando en una colaboración. Incluso la cantante sueca expresó en varios medios que le gustaría grabar una canción con su colega cubana.

Ambas integran el line up del Lollapalooza 2018, formando parte, tanto Larsson como Cabello, de la grilla del primer día, fecha encabezada por Red Hot Chilli Peppers, Imagine Dragons y Chance The Rapper.

Leer más
Comentarios

VERSUS

Khalid y Anderson .Paak, el costado negro más fino del Lollapalooza

Publicado hace

el

En la actualidad, el solista de color tiende a ser rapero. Es el escenario ideal: el artista, acompañado de la pista, solo con un micrófono. Sin embargo, esta monotonía musical esta cambiando. Khalid y Anderson .Paak vienen a romper con esa dinámica que se ha convertido en la norma de los cantantes negros en los últimos años.

Khalid Donnel Robinson es un músico hijo de las plataformas de streaming musical, con una carrera que sienta bases en Souncloud y crece exponencialmente al ingresar a Spotify. Aporta una nueva visión a lo que en general uno espera de un joven negro que tuvo una infancia adversa: optó por el pop.

Su voz, sus composiciones, hasta su manera de desenvolverse en el escenario: todo lo que hace es pop. Respira pop de calidad. Las melodías celestiales se mezclan de manera perfecta con sus vocales y generan un sonido muy propio. Khalid se mueve entre la música agradable y la que roza lo depresivo, con aires ochentosos magistralmente traídos al siglo XXI y con grooves de Hip Hop que no terminan siéndolo.

Su show también lo define: banda en vivo, canciones que varían del estudio, momentos de virtuosismo instrumental y charla constante con el público, con mucha onda. De los cientos de artistas de pop sensible que hay en la escena actual, Khalid demuestra que es distinto, que no le da miedo ponerse festivo y bajar varios cambios al tema siguiente, o que puede llegar a lugares muy interesantes con su voz y hacer sus característicos bailes al mismo tiempo.

A los 19 años se ha establecido como uno de los artistas a mirar. Obtuvo cinco nominaciones a los últimos premios Grammy, incluyendo la de mejor artista nuevo, y American Teen, su álbum debut del año pasado, fue un éxito en cuanto a reproducciones y críticas. No tiene techo. Si logra profundizar y seguir personalizado su sonido se convertirá, en los próximos años, en un artista que perdure.

Anderson .Paak va más lejos. Es un artista que coquetea. Lo hace con el funk, el soul, el R&B y el Hip Hop. En los últimos años minimizó su factura como productor en pos de acomodarse como cantante. Y lo logró.

Malibu, su segundo álbum bajo la identidad Anderson .Paak –ha tenido una primera carrera un tanto fallida como Breezy Lovejoy-, es un clásico contemporáneo. Lanzado en 2016, el disco es de una calidad que no tiene nada que envidiarles a los más importantes lanzamientos de este siglo. Una mezcla improbable de géneros, casi inexplorados por la música mainstream en estos años, que no tiene desperdicio alguno y logra sonar tan agradable como elaborado.

Los conciertos lo encuentran a Brandon Paak Anderson detrás de la batería. Esa particularidad, que suele ser una dificultad, aporta un condimento estético irresistible, ya que se lo puede ver, en varios momentos, hasta rapeando y tocando al mismo tiempo.

El compositor californiano también es una de las mitades del dúo de Hip Hop NxWorries, junto al productor musical Knxwledge, con quien ha lanzado el álbum Yes Lawd!, también en 2016. Además, su gran cantidad de presencias en featurings con artistas consagrados de la música negra, lo convierten en un sello de calidad: si está Anderson .Paak, lo más probable es que el tema sea bueno.

Khalid y Anderson .Paak están, sin lugar a duda, entre lo mejor que ofrece el line up del Lollapalooza 2018, teniendo, este último, un sideshow el miércoles 14 de marzo, ya con localidades agotadas. Se estarán presentando el sábado 17 y el viernes 16, respectivamente, en el Hipódromo de San Isidro.

Leer más

VERSUS

Cardi B vs SZA: líderes de la música negra

Publicado hace

el

Una es la nueva reina del hit, otra elige explorar el Soul y el R&B. Una nació en el Bronx y desde los 19 años trabajó como stripper para poder salir adelante, mientra que la otra nació en el interior de los Estados Unidos, en el seno de una familia musulmana ortodoxa y con posibilidades de acceder a una educación universitaria.

Cardi B y SZA son dos de las artistas femeninas norteamericanas que más terreno han ganado en 2017. Ambas han tenido lanzamientos destacados y su popularidad ha crecido a pasos agigantados, como nunca antes en sus cortas carreras. Son muy distintas entre sí, pero tienen algo importante en común: ambas destacan en géneros musicales que están encabezados por hombres.

Solána Rowe, o SZA, forma parte de Top Dawg Entertainment, la discográfica de Kendrick Lamar, que junto a Schoolboy Q, Jay Rock e Isaiah Rashad, entre otros, son uno de los equipos más interesantes de la música negra actual. A diferencia de sus colegas de T.D.E., SZA no es una rapera. Lo suyo es el R&B, la canción más fina y elaborada. Su coqueteo con el Hip Hop se basó siempre en las participaciones especiales junto a otros artistas: Rihanna, AB Soul y Wale, entre otros, son algunos de los que han requerido sus servicios.

Cuando Ctrl, el álbum debut de SZA, vio la luz en junio pasado, estaba la duda de si ella, la que siempre estaba muy acertada en todos los featurings, podía ponerse delante de buenas canciones y no solo acompañar al interprete principal. La incógnita se despeja a los pocos instantes: SZA puede cantar grandes temas. Tiene una de las voces más perfectas para el soul hoy en día.

Cardi B se mueve en otro circuito: el del trap. Destaca con colaboraciones con artistas como 21 Savage, G Eazy y hasta con su pareja Offset, todos ellos, caras importantes de esta variante de la música afroamericana. Lo importante de Cardi es que se ha posicionado como una rapera que encabeza las canciones y tiene tiempo para desarrollar sus estrofas y no como una voz femenina que aparece en los estribillos para adornar.

Bodak Yellow, el single que la rapera neoyorquina lanzó a mediados de 2017, lleva casi 250 millones de reproducciones en Spotify, su video consiguió 500 millones en YouTube y varios medios especializados la han señalado como una de las 10 mejores canciones de hip hop de 2017, algunos hasta la ubicaron en el primer lugar. Cardi B se ha convertido ya en una artista vendedora: Bruno Mars la buscó para remixar su canción Finesse y lanzarla como single y hasta ha intentado entrar en el mercado latino lanzando un video con Ozuna.

Ambas son garantía de algo en particular: Cardi B del alcance y SZA de la calidad, independientemente de lo que puedan lograr cada una en el otro aspecto. Una líder en ventas y la otra líder en inquietud musical. Y las dos funcionan a la perfección en sus rubros.

Las dos formarán parte de las actuaciones de la entrega de los premios Grammy 2018. La rapera hará la anteriormente mencionada versión de Finesse con Bruno Mars, mientras SZA hará una presentación en solitario.

Leer más

#Lollapalooza

Mac Demarco y Tyler, The Creator, aliados de distinta casta

Lollapalupa

Publicado hace

el

Los dos son personajes muy importantes de la música actual. No rompen los charts ni son de los más radiales porque apuntan a un público más alternativo y con el oído un poco más curtido. Su vínculo sienta sus bases en el talento de ambos: aunque sean de mundos distintos, pueden cruzarse y aprender uno del otro.

Tienen una relación que los une: la admiración de uno por el otro. Tyler, The Creator le ha dedicado tweets, lo ha invitado a grabar una canción llamada Granny para su serie Loiter Squad y hasta algunas canciones de Flower Boy, como Garden Sheed y Boredom, suenan bastante al sonido del canadiense. Mac Demarco, por su lado, ha invitado al rapero a varios de sus conciertos, y ha comentado que es divertido cuando el público de Tyler se suma a sus recitales.

Irreverente, transgresor y vanguardista. Siempre contra la corriente y, a los 26 años, dueño de una carrera tan prolífica que parece que fuera del doble de su extensión: Tyler, The Creator es mucho más que sus cuatro álbumes en solitario, sus otros tres en colaboración con Odd Future, su crew, y sus ya icónicos videoclips. Tyler se convirtió, en los últimos años, en un artista capaz de reinventarse, constantemente aburrido del lugar en el que está parado.

Un creador que encierra tantos vericuetos que uno se termina perdiendo entre sus proyectos. Las canciones son una más de sus obsesiones: la ropa y la realización de contenidos audiovisuales aparecen entre sus tantas facetas estéticas. Golf Wang, su sitio web, ha mutado hasta convertirse en la tienda en la que Tyler Okonma vuelca sus diseños de vestimenta, mientras sus videoclips y las series de TV Loiter Squad y The Jellies! son sus creaciones como director, guionista y productor.

Su música, al igual que sus demás productos, es tan novedosa como singular. Es difícil ubicar a Tyler, The Creator dentro de alguno de los subtítulos del Hip-Hop. En sus álbumes se pueden encontrar elementos de trap, de soul, de R&B y de jazz, con sus letras siempre satíricas acompañadas con su locura operística de la interpretación de personajes. Tyler charlando con el mismo en sus múltiples personalidades es un detalle distintivo de cada uno de sus lanzamientos.

Este año vio la luz Flower Boy, su disco más personal y el que más lo aleja de esa fama de rapero malo y de voz diabólica que había construido en los anteriores. Se sumergió en sonidos más progresivos y se atrevió a llegar a lugares más profundos con sus letras, al punto de sembrar la duda de su sexualidad.

Si hay un artista de los últimos 15 años que hizo escuela es Mac Demarco. El artista de rock indie más importante del planeta, es pionero de este estilo musical sencillo que se puede resolver con un teclado, una guitarra y una computadora. Sus canciones, tan propias en su sonido, han generado algo invaluable para el cantante canadiense: el hecho de que, cuando algún otro productor está influenciado por él, cualquiera lo puede reconocer y decir: “suena a Demarco”.

Cualquiera sabe que va a escuchar cuando se acerca a un disco nuevo de Mac Demarco. Nada va a ser muy distinto al anterior, ni muy innovador. Tiene su zona de confort y la explota a la perfección. Esta fue la sensación, casi generalizada, cuando This Old Dog salió a la venta este año. El tipo sabe lo que tiene que hacer.

Esta previsibilidad que tienen sus discos es contrarrestada por la locura que caracterizan a sus presentaciones en vivo. Desde una muñeca inflable con la leyenda “Fuck Trump” hasta él mismo, desnudo, interpretando covers de U2 son situaciones que pueden formar parte de sus shows.

Tanto Mac Demarco como Tyler, The Creator forman parte del line up del Lollapalooza 2018, que tendrá lugar en marzo en el Hipodromo de San Isidro. El productor y cantante canadiense actuará el sábado 17, mientras que el rapero de Los Ángeles lo hará el domingo siguiente.

Leer más

LO MÁS LEIDO