Conectate con nosotros

EN VIVO

Los Espíritus en el Malvinas Argentinas: arder el barrio

Publicado hace

el

Parece mentira pensar que alguna vez al gigante le costó enfrentarse al hombre. Sin embargo, Maxi Prietto, líder de Los Espíritus, lo confirma: durante mucho tiempo tuvo que tocar de espaldas al público por su timidez. Ayer, tras seis años de carrera y tres discos que los catapultaron como máximos exponentes de la escena local, llenaron el estadio cubierto Malvinas Argentinas y despidieron así la gira 2017 de Agua Ardiente, su último disco lanzado en junio de este año: dos horas y media de show y un repaso por toda su carrera que anonadó a casi cuatro mil personas.

Quien se atreva a definir qué sucede en cada show de los nuevos astros seguro utilizará palabras como “conexión”, “viaje”  y “movimiento”. No es casualidad. Algo sucede entre ellos y el público: es especial. Lograr ese rebote místico, a veces inexplicable, entre quienes se paran arriba del escenario y quienes, desde abajo, los contienen, es el que explica el éxito. Afuera y unos cuantos metros arriba de la cabeza de la mayoría había luna llena, adentro pedían que “¡remen ya!”: conexión.

Resulta interesante pensar -siempre- cómo la banda de la Paternal fue rompiendo con varios criterios estratégicos para masivizarse. A medida que se fueron popularizando, impusieron su manera de pensar sabiendo que, en parte, podía excluir al que no pensara como ellos: hacer y romper. Hoy, la postura ideológica es la identidad de Los Espíritus. Su música se ve atravesada por un contexto político ineludible: juegan e interpelan a través de sus letras. “Las armas las carga el diablo y las descarga algún ‘gendarme'”, parafraseó Prietto a Las armas las carga el diablo. Explicar por qué sería redundar.

A pesar de ser un novedoso desafío, concretaron una fiesta colectiva que arrancó horas antes entre medio del público: los grupos de percusión Gali Dundun Camara y Ensamble Maturé se infundieron con los espectadores para interactuar con ellos. Algunos descalzos, otros en cuero, bailaron en el campo ardiente durante más de una hora. Casi tres horas después, el show culminó con un mensaje del frontman: “Este año giramos por todos lados y en todos lados nos preguntaron, y nosotros también nos preguntamos, qué pasó con Santiago Maldonado. Muchas gracias“.

Leer más
Comentarios

EN VIVO

Los Gardelitos en San Justo: desorden y exceso de capacidad

A 13 años de Cromañón, crónica de la tragedia que pudo haber sido…

Publicado hace

el

El sábado pasado Los Gardelitos tocaron en Teatro Woodstock de San justo. La que parecía una fecha más se vio replicada en las redes sociales por las denuncias de sobrecapacidad del lugar y los disturbios en la entrada, denunciados ante la la Asociación Familias por la Vida, creada luego de la masacre de República Cromañón.

Si bien desde la cuenta oficial de la banda en Facebook se comunicó que el show arrancaría a las 22, media hora antes aún estaban cerradas las puertas, por lo que se preveía que Los Gardelitos iban a salir a escena bastante más tarde al igual que la noche anterior, cuando la banda surgida en Bajo Flores hizo la primera de las dos fechas pactadas en San Justo.

Apenas pasadas las 23, Eli Suárez, Yamil Salvador, Pablo Poncharello y Jerónimo Sica dieron por comenzado el recital a pesar de que en la vereda todavía quedaban fanáticos esperando para ingresar. A los diez minutos, ya había aumentado la impaciencia en la gente que seguía afuera y los únicos dos guardias de seguridad decidieron hacer pasar de a una persona, por lo que el acceso era lento.

Cuando desde desde la calle se oía el clásico Amando a mi guitarra, no menos de cien personas – algunas levantando la entrada – comenzaron a los gritos y un grupo de violentos hizo caer las vallas, empujando al reducido personal de seguridad e ingresando a la fuerza con todo tipo de elementos, como botellas de vidrio y de plástico cortadas. Además, una estructura de fierros y lonas se desarmó por el brusco acceso.

Una vez adentro, el ambiente no era el mejor: la evidente sobrecapacidad por entradas agotadas – anunciado desde boletería a las 21 – sumado al grupo que ingresó sin tickets delataba que la organización había fallado. El hacinamiento provocaba que la gente no logre desplazarse con comodidad y los baños estaban colapsados de personas tratando de refrescarse. Respecto al boliche, los únicos dos ventiladores de pared no eran suficientes para combatir el calor.

Llegando a la media hora de show, Eli Suárez, cantante y líder del grupo, ya había sido informado sobre los disturbios y comunicó que se tomarían veinte minutos de descanso porque no estaban dadas las condiciones para continuar. Al volver al escenario, el músico suplicó: “Cuidemos al rock and roll, cuidemos a Los Gardelitos, al que está al lado nuestro y a las chicas. No dejemos que se manche esta fiesta“. Para ese entonces, parecía que varias personas habían decidido retirarse y el show continuó hasta el final, aunque con cierta preocupación por lo que había pasado y con fisuras en un sonido que dejó mucho que desear.

A la mañana siguiente, las repercusiones: decenas de comentarios en el evento de Facebook y la cuenta oficial sobre la mala organización y el destrato hacia el público. Algunos usuarios escribieron que habían preferido escuchar el recital desde la vereda o retirarse a sus casas por seguridad propia. A las 8:41 hs. del domingo, Nilda Gómez – madre de Mariano Benítez, víctima de la tragedia de Cromañón – publicó en su perfil un comunicado en el que decía que habían llegado más de siete denuncias a “Familias por la vida”, la ONG que ella misma preside.

“Siguieron las denuncias de las chicas que estaban dentro del boliche, desesperadas porque no las dejaban salir (habían cerrado las puertas de entradas y las de emergencia) y estaban rompiendo todo adentro del boliche. Había gente desmayada y no había quién los atienda. La seguridad del boliche era insuficiente para la cantidad extrema de gente que intentaba salir”, explicó Nilda, contradiciendo a los seguidores que salieron del recinto y aunque la ambulancia se encontrara en la puerta horas antes del recital. 

Recital de Los Gardelitos en San Justo, que pudo haber sido otro Cromañón. Más de 7 denuncias llegaron el sábado a la…

Posted by Nilda Gómez on Sunday, January 14, 2018

Cada evento en el que la organización falla y la sobrecapacidad impide disfrutar recuerda a la tragedia que ocurrió mientras se presentaba Callejeros; pasó luego del multitudinario show del Indio Solari en Olavarría y también pasa ahora, a días de que Los Gardelitos, una de las bandas que más apoya la liberación a Pato Fontanetm diera un concierto en las condiciones detalladas anteriormente, sin dejar de lado la acción de los violentos, que una vez más lograron asistir sin entradas a un show de rock. Hasta el momento, no hubo referencia sobre lo sucedido por parte de la banda ni de los encargados de Teatro Woodstock.

Hace menos de un mes se cumplieron 13 años de la tragedia de República de Cromañón, sin embargo para cierta parte del rock y empresarios parece que lo que pasó no bastó para cuidar la vida del público.

Leer más

EN VIVO

Bandalos Chinos en Vorterix: un sueño cumplido

Publicado hace

el

Prepararse para lograrlo: ocho años atrás, en una casa de Santa Bárbara, en Tigre, realizaban su primer ensayo. Ayer, tras dos EP, Nunca Estuve Acá (2014) y En El Aire (2016), reiteradas apariciones en los festivales nacionales más importantes y 40 conciertos durante 2017, concretaron lo que Goyo Degano, su frontman, definió como “un sueño cumplido”: la primera fecha propia de Bandalos Chinos en el Vorterix. Un show célebre que contó con increíbles reversiones de temas de Fito Paéz y Luis Miguel que realizaron junto a sus invitados especiales, Facundo CastañoFran Saglietti y Gonzalo Aloras, entre otros.

Dispuestos a superar con creces este gran desafío, el sexteto de San Isidro tuvo un año movido que lo dejó en forma para este encuentro. Desde la organización y concreción del Festichino, su propio festival, durante agosto, al lanzamiento del videoclip de Dije tu nombre, en octubre, con la colaboración de un amigo de la casa: Peter Lanzani. El mensaje es claro: van por todo y esto es recién el comienzo.

Guli estuvo encargada de abrir las puertas del pasaje pop ochentoso que estaba por venir. Una hora de sonidos mixturados y electrónicos encendieron la pista del teatro de Colegiales que hizo bailar a una mayoría expectante. Antes de terminar su número, Simon Poxyran, solista y cantante de Perras On The Beach, fue invitado a entonar uno de los últimos singles de Guli: “Estás prendida lo sé…”.

A continuación, Goyo y sus habitantes orientales salieron a comerse al público con sus palitos chinos: Nunca Estuve Acá, Un Día e Isla sonaron en forma de presentación. “Nos vamos a dar el gusto de tocar un montón de temas”, anticipó. Dos temas después, se sumó Facundo Castaño de El Zar a interpretar Bailar Con Las Cenizas: el comienzo de las sorpresas.

Un sonido nítido y preciso los acompañó durante la hora y media que sonaron. Tal vez, este show haya sido pensado como un nuevo comienzo. La aparición de Fran Saglietti de Francisca y Los Exploradores enardeció aún más al público que apenas estaba transitando la primera parte del concierto. La ternura estaba apoderándose de todos los rincones del teatro y terminó de hacerlo en cuanto Gonzalo Aloras pisó el escenario. Junto a Goyo, interpretaron la versión de Las Cosas Tienen Movimiento de Fito Paéz que Luis Alberto Spinetta realizó en el icónico recital de Las Bandas Eternas: sublime.

Superar ese clímax era una apuesta difícil, de todas maneras los pibes del norte redoblaron la apuesta. Para cerrar el concierto, convocaron a todos sus invitados de lujo a acompañarlos en un último suspiro. Más de 20 músicos en escena se acoplaron. Unos acordes suspensivos no anunciaban qué iba a suceder… Suave de Luis Miguel en un ritmo elegante y festivo para despedirse olímpicamente.

Leer más

EN VIVO

El Festilaptra, la fiesta platense que se convirtió en un clásico porteño

Publicado hace

el

El sello independiente Laptra volvió a celebrar su festival en la Ciudad Cultural Konex, con Bestia Bebé, Las Ligas Menores y El Mató a un Policía Motorizado a la cabeza. El Festilaptra contó con un line up similar al de sus ediciones anteriores, pero con la novedad de la presencia de Winter, la banda punk de Los Ángeles.

La jornada, gris y con una lluvia que parecía inminente, fue contagiándose de los sonidos de las bandas más chicas, como Mapa de Bits, Agrupación Musical Ayrton Senna y Javi Punga, tres propuestas con un sonido noventoso y alternativo, pero muy personal.

Mientras tanto, Antolín, Koyi y Atrás Hay Truenos, calentaban el escenario Tigre, ubicado en el mítico patio del Konex. El público esperaba por El Mató, pero al mismo tiempo pasaba un buen momento, escuchando las canciones de las bandas de Laptra.

107 Faunos se presentó, ya para mucha gente, bajo las estrellas, con un set conformado por todos sus hits. El Mató a un Policía Motorizado, dio el show más esperado de la noche y cerró el escenario de afuera con una particularidad: tal como lo habían anunciado en su cuenta de Twitter, tocaron todos los temas de La Síntesis O’Konor en orden y le agregaron otros de sus hits tales como Mi Próximo Movimiento y Chica de Oro.

La fiesta continuó en el escenario Laptra, con sets cortos de Super 1 Mundial, Cabeza Flotante, Srta. Trueno Negro y Hojas Secas, que precedieron al cierre del festival a cargo de Las Ligas Menores y Bestia Bebé. El rock platense había celebrado otra gran jornada.

107 Faunos, Las Ligas Menores y El Mató estarán el 15 y el 16 de diciembre en el Festival Bue, compartiendo escenario con Arcade Fire y Gorillaz, entre otros.

Leer más

LO MÁS LEIDO