Conectate con nosotros

EN VIVO

Cultura Profética se presentó en GEBA

Publicado hace

el

 A pesar de presentarse con una formación modificada a último momento debido al paso del huracán María por Puerto Rico, su lugar de origen,  Cultura Profética logró tocar las fibras de su público en GEBA, en una comunión musical que emocionó a la audiencia y alivió su ansiedad tras dos años de expectativa. El show también dejó ver el pesar que sienten los músicos, que admitieron estar muy preocupados por no saber con que se encontrarán al volver a casa, en medio de la díficil situación que atraviesa su país natal.

Antes de salir a escena, el público (que no paraba de crecer luego del show de Dread Mar I) pudo anticiparse a la aparición de la banda por un vídeo que se proyectó en el escenario, donde festejaban sus 20 años y recordaban su paso por varias ciudades del continente (entre ellas el festival de Viña Del Mar, donde en 2015 fueron premiados). Luego de la proyección, la banda liderada por Willy Rodriguez (bajo y voz) salió a escena con tres miembros reclutados a último momento: los guitarristas Tomás Pearson (ex Los Cafres) y Maneco Sáez Germain (Mimí Maura) y el trombonista Martino Gesualdi (Dancing Mood).

(Foto: Prensa)

Comenzaron el show con una improvisación que devino en Rimas Pa Seducir, de su último disco La Dulzura.  La unión entre la banda y  el espectador se gestó desde el primer momento del show, y se hizo más presente aún en la tercera canción, La Complicidad, que fue cantada a coro con el público y también quedó de manifiesto cuando Boris Bilbraut, baterista y ocasionalmente voz de la banda, fue ovacionado por adelantado cuando tomó el micrófono para cantar Somos Muchos.  Un público políticamente comprometido aplaudió las canciones que siguieron, casi todas con algún trasfondo ideológico: Sube El Humo, a favor de la legalización de la marihuana, un medley que combinó Soldado con Suelta Los Amarres e Ideas Nuevas y la contundente No Me Interesa, dónde Rodríguez hizo un irónico saludo nazi al tiempo que coreaba el estribillo y nombre de la canción.

Justamente hacia él se dirigía  todo el cariño de la gente cada vez que hablaba entre canciones, cosa que hizo varias veces. La primera intervención fue para agradecerle al público la retribución que estaban teniendo y  sugerir que tal vez muchos de los presentes los conocían desde La Dulzura, su último disco de 2010; cuando desde el campo salió un rotundo “!No!” , el bajista sonrió y agradeció nuevamente, mientras anticipaba que la siguiente canción “representa todo el camino de 20 años que nos ha traído hasta aquí”. Se trataba de Música Sin Tiempo, su último single, que fue una de las actuaciones más atractivas de todo el setlist y terminó en un intercambio de solos entre Pearson y Saez Germain, a quienes más tarde el cantante agradeció por haberse sumado con tan poca anticipación.

El azote del huracán María en Puerto Rico volvió a hacerse presente en la noche cuando Rodríguez, entre lágrimas, recordó las palabras que los tres músicos ausentes, los guitarristas Omar Silva y Eliut Gonzales y al trombonista Victor Vázquez, les habían dicho: “Nos desearon que tuviéramos esta misma química con ustedes. Llevamos dos años esperando esto, pero ellos tenían que volver a Puerto Rico y estar con su familia, aunque siguen en el aeropuerto porque las vías están totalmente interrumpidas aún“. Dicho esto, le dedicó la siguiente canción Amante Luz a su país natal. El homenaje siguió en el tema próximo, De Antes, cuando el trompetista Pedro Ruiz fue tomando protagonismo hasta quedar completamente solo, y, al disponer de todo el escenario para sí mismo, interpretó el himno de Puerto Rico.

(Foto: Prensa)

Otro invitado apareció en escena, esta vez el bajista de Dread Mar I, Diego Rodríguez, quién tomó el lugar de Willy para que éste sólo cantara en Nadie Se Atreve, dónde Rodríguez clamó contra todo el “pop corn” que inunda las radios. Más tarde Boris Bilbraut volvió a ponerse frente al micrófono con una Les Paul azul e interpretó dos canciones entrelazadas: Africa Unite, uno de los temas que versionaron en su disco homenaje a Bob Marley de 2007 y que en el show constituyó un momento de celebración y homenaje al ídolo jamaiquino también de parte del público, que coreaba los solos; y la ecologista Árboles, de Diarios, su tercer disco, grabado en 2002.

Cuando Rodríguez volvió a ocupar el micrófono agradeció nuevamente al público y admitió que  “Había llegado super tímido y nervioso, de hecho sigo nervioso, pero ahora nos sentimos como si estuvieramos en el living de casa“.  Siguieron Ilegal y Baja la tensión, con los que terminaron el show oficial, dejando el escenario a oscuras. Sin embargo Rodríguez volvió sólo acompañado por su guitarra criolla y se sentó en una banqueta para interpretar La Espera, en un momento íntimo y muy esperado por el público, que levantó en gran proporción sus celulares para tener un vídeo del momento. Fue un momento emocionante por la simpleza y el sentimiento que Rodríguez le imprimió a la interpretación.

(Foto: Prensa)

Tras la ovación unánime que vino luego de La Espera, se hizo un silencio donde se pudo escuchar que algunos miembros del público pedían por Santiago Maldonado, el joven de 28 años desaparecido tras un operativo de gendarmería en la comunidad Pu Lof del Cushamen, en Chubut, el pasado 1 de agosto. Lejos de inquietarse, Rodriguez dijo “de eso íbamos a hablar” y desplegó un cartel rojo y blanco con la cara del joven que decía “aparición con vida de Santiago Maldonado, ¡ya!”, luego el cantante dijo: “Donde está Santiago pregunta la gente y eso mismo le preguntamos nosotros a la Gendarmería. Dicen que lo han politizado, pero esta vida la define la política, no es cosa de tomar bandos sino de apreciar la vida, seguimos esperando a nuestro hermano que fue a luchar por los de abajo. Sigamos pidiendo por él“.

Para entonces todos los integrantes de la banda ya habían vuelto a ocupar sus lugares para interpretar Saca, Prende y Soprende, su single de 2014 donde Rodríguez sostiene que la legalización de la marihuana es “inminente”. Cuando terminó la canción, toda la banda se juntó en el centro del escenario y , luego de agradecer a los músicos argentinos y al público, hicieron una reverencia y se apagaron las luces. Aunque la gente lo pedía y muchos se quedaron esperando, pero no hubo más canciones. Quedará para la próxima, pero está bien, porque el público argentino ya le agarró el gustito a la espera.

Leer más
Comentarios

EN VIVO

Los Espíritus y Bombino: cátedra de blues tercermundista

Publicado hace

el

Maxi Prietto, frontman de Los Espíritus, en plena inspiración. Foto: Mathias Magritte.
Santi Moraes, en plena inspiración, durante el show de Los Espíritus y Bombino en Niceto. Foto: Mathias Magritte.

En un principio iban a ser sólo dos shows, pero la gran demanda de entradas para las presentaciones que Los Espíritus y Omara Bombino tenían programadas en Niceto Club, obligó a los productores a agregar una fecha más para el día miércoles. El show que comenzó a primera hora de la madrugada de hoy, fue el último de los tres cruces que propusieron estos dos exponentes del blues tercermundista.

Luego de Agua Ardiente, el disco que lanzaron hace un año,  Los Espíritus se ha convertido en uno de los grupos argentinos de rock de mayor crecimiento en el último tiempo, y lentamente la etiqueta de “banda indie” comienza a despegarse. En este 2018 que apenas comienza, pareciera seguir ese mismo camino. Hace algunos días tocaron por primera vez en el escenario principal del Cosquín Rock, con una gran convocatoria,  y a lo largo de esta semana se dieron el gusto de tener como invitado a uno de los máximos representantes de la música tuareg. El oriundo de África Occidental es autor de “Tar Hani”, una canción que desde hace bastante tiempo los de La Paternal usan como inspiración antes de salir a tocar en vivo y que ayer se dieron el lujo tocarla junto al músico africano.

Por el desierto, cruzando el océano Atlántico o esquivando el caos urbano, el transporte que unió a Níger con La Paternal en menos de tres horas fue la música. El primero en subir al escenario fue Bombino, acompañado de un trío conformado por guitarra, bajo y batería. El guitarrista nacido en África occidental hizo un repaso por varias canciones de toda su obra, desde su álbum debut de 2013, Agadez, hasta Azel, de 2016. A fuerza de riffs viajeros y suaves notas ejecutadas, por momentos con felicidad y por otros con angustia, sumado a algunos cánticos del público como “Pan y vino, pan y vino, el que no grita Bombino para qué carajo vino”, atravesaron todo tipo de idiomas y conectaron al público con el cuarteto que actualmente radica en Burkina Faso.

. Foto: Mathias Magritte

Foto: Mathias Magritte

Más tarde fue el turno para los anfitriones, que se desplegaron con su arsenal de psicodelia blusera y ritmos latinos. El sexteto liderado por Maxi Prietto y Santiago Moraes continuó el viaje nocturno con la  selvática “La crecida” y “La mirada”, una de las más coreadas. También hubo lugar para las más viejas cómo “El gato” o “Jesús rima con cruz”, en la que se vivió uno de los momentos de mayor intensidad de la noche, un cuelgue in crescendo de la escuela de LCD Soundsystem.

Luego de los bises, Los Espíritus y Bombino aparecieron juntos para tocar dos canciones, “Tar Hani”, perteneciente al primer disco del africano y “El árbol de los venenos”, un tema nuevo que los locales decidieron estrenar, y que quizás haya sido un anticipo del encuentro que ayer por la tarde los juntó en los míticos Estudios Ion. Tras una emotiva despedida al frontman africano, tanto del público como de la banda porteña, los creadores de Agua Ardiente, siguieron con “Huracanes”, “Perro viejo”, “Vamos a luna”, y para el final, volvieron a la tierra y eligieron “La rueda que mueve al mundo” para continuar con el último tramo del viaje y volver a aterrizar en Buenos Aires.

Leer más

EN VIVO

La Buena Vibra del indie en el Konex

Un domingo alternativo

Publicado hace

el

Con su mejor lineup, el Festival Buena Vibra tuvo su primera edición del año en la Ciudad Cultural Konex ayer por la tarde. Juana Molina cerró la jornada luego de los shows de Francisca y los Exploradores, Fémina y Sig Ragga. Un domingo indie con más de 1500 espectadores.

Cerca de las 17, Fémina fue la primera banda en subir al escenario en el patio del Konex. El trío integrado por Clara y Sofia Trucco junto a Clara Miglioli aprovechó el festival para presentar Arriba y Brillando, nuevas canciones que serán parte de un nuevo disco que anunciaron durante el show, donde también contaron que lo grabarán en Nueva York bajo la producción del inglés Quantic. Antes de tocar Mira que mira, un rap bolero sobre el desamor, Sofia anunció su embarazo: “Ya no sufrimos más por amor, miren esta panza”, y recibió un “felicitaciones” al unísono.  Para cerrar un show cargado de emociones y percusiones, la banda que fusiona distintos ritmos, como el hip hop, folklore, bolero o el  funk, les dedicó a todas las mujeres Los Senos, un afrobeat feminista publicado en su primer disco pero más coyuntural que nunca.

Fémina | foto: Gentileza Melisa Battilana

“Vamos a tocar canciones nuevas, porque ahora estamos en esa”, afirmó Fran Saglietti, líder de Francisca y Los Exploradores, mientras se abanicaba y refrescaba al público con La Señal y Tan Fuerte, dos temas que serán parte  del próximo disco que la banda grabará el próximo mes en México. Más tarde hubo lugar para viejas conocidas, como Aspirinas y El Destino, que pese a no contar con Adrián Dárgerlos en el escenario Francisca hizo sonar ambas voces con desfachatez. Ya para cuando cuando la sombra de los edificios del Once invadía el Patio del Konex, el quinteto se individualizó para darle lugar un set electrónico y bailable con El día de la lenteja y Aloha.

stereo.com.ar

Para la segunda mitad del Buena Vibra, Sig Ragga invitó al público a viajar a otra realidad, a un mundo diseñado por ellos mismos con su apabullante apuesta audiovisual, proyecciones impresionistas y con letras que hablan de amores y angustias. En casi una hora de show, detrás de rostros platinados y túnicas blancas, Gustavo Cortés, Ricardo Cortés, Juanjo Casals y Nicolas Gonzaléz hicieron un recorrido por distintas canciones de sus veinte años de carrera como el rocksteady Severino Di Giovanni o Feliz. Los santafecinos demostraron por qué son unas de las bandas argentinas que “hay que ver” e hicieron honor al nombre del festival con reggae y progresión.

stereo.com.ar

Sig Ragga | foto: Rafa Ruiz

En sintonía con la noche, Juana Molina y su banda salieron a escena vestidos de negro y sin proyecciones detrás. La bailable Cosoco, del disco Halo, fue la elegida para abrir el cierre del Buena Vibra en el repleto patio del Konex. Días antes de su presentación, en una nota con el diario Clarín, Juana había dicho que “le tomó 20 años sobrellevar el mal humor en vivo”, sin embargo, ayer se la notó fastidiosa con el sonido de su guitarra, lo que la llevó a hacer un monólogo en ítaloargento. Más allá de sus quejas, el concierto estuvo lleno de intensidad y matices, que ya son costumbres en las últimas producciones de la cantante argentina. Uno de los puntos más emotivos de la noche se vio en Estalácticas, en donde su baterista Diego Lopez de Arcaute demostró por qué es uno de los más imponentes de la escena. Para finalizar, la ex humorista recibió los bises de los 1500 espectadores y se despidió cantando “Veo que esto se termina y que un día me voy de acá”.

stereo.com.ar

Leer más

EN VIVO

El MarDelPop festejó sus 10 años

Publicado hace

el

El ya clásico festival MarDelPop tuvo su décima edición en el jardín del Museo Victoria Ocampo el pasado sábado 27 de enero y domingo 28 debido a la reprogramación de parte del line-up por cuestiones climáticas.

En un contexto diferente, con la tranquilidad de los árboles y la imponente casa de la escritora de fondo, Mar del Plata demostró que su belleza no termina en la arena de sus playas. Grupos de amigos, familias y personas de distintas edades disfrutaron de una tarde llena de música, naturaleza y armonía.

Un Planeta fue la banda encargada de abrir el colorido escenario, mientras la gente llegaba al lugar. Los platenses desplegaron un repertorio que incluyó canciones de su último disco Des -editado por Casa del Puente Discos- y algunos clásicos de sus trabajos anteriores.

Le siguió el punk y la new wave de los Callate Mark, que le aportaron su cuota de desenfreno y energía adolescente a la tarde. La banda liderada por Tadeo Luna presentó su segundo disco Todo/Nada, lanzado recientemente por Geiser Discos. Siguiendo la linea del rock alternativo, Viva Elástico se subió al escenario para dejarnos en claro por qué hace casi una década son una de las joyas de la escena independiente. Tan suaves como intensos, inquietaron al público con su sonido provocador y sus letras cargadas de drama.

El turno de los marplatenses llegó de la mano de Altocamet, la clásica banda de dream pop y shoegaze de la costa que cautiva y seduce a quien la escuche. Adrián Canu y compañía aprovecharon la oportunidad para presentar Atrapando Rayos, su último disco, y hacer un recorrido por su extensa e impecable discografía.
Otras de la bandas que sonaron fueron Ok Pirámides y Atrás Hay Truenos, que demostraron estar a la altura de las circunstancias e hicieron que más de uno termine googleando su nombre para escucharlos a la vuelta.

Mas tarde, el cielo se cubrió de un manto de nubes que amenazaban con estallar en cualquier momento. En este contexto, el cordobés más codiciado del verano, mejor conocido como Juan Ingaramo subió al escenario junto a su banda para intentar hacer su show a pesar de las condiciones climáticas. Tres canciones bastaron para que la lluvia termine con el festival. “¡Hasta acá llegamos, nos vemos mañana!”, saludó el cantante anticipando la reprogramación del show para el domingo.

El festival continuó al día siguiente con los shows reprogramados de Boom Boom Kid, Juan Ingaramo, Vanthra e Indios, los platos fuertes del line-up.
El jardín de Villa Victoria se colmó de gente desde temprano como si nada hubiera pasado. Nekro y los suyos rompieron con la armonía reinante para llevar al Mardelpop al éxtasis con todos los clásicos de punk adolescente. No faltaron los pogos y las crestas.

Con el atardecer de fondo y los sintetizadores sonando, Juan Ingaramo tuvo su revancha y deleitó al público con una explosión de pop pegajoso. Hace calor, uno de los hits del verano, llevó al festival al climax, mientras todos bailaban.

Juan Ingaramo ph: Rafa Ruiz

El cierre del festival y el frío marplatense no lograron que el público abandonara. Vanthra, el nuevo proyecto de Fernando Ruiz Díaz tras el parate de Catupecu Machu, se presentó con un sonido renovador. El trío, compuesto por Charlie Noguera y Pepe Fioravanti, desplegó su repertorio cargado de sonidos terrenales, reviviendo las raíces de nuestro folklore fusionadas con sonidos rockeros. La banda de Ruiz Díaz fue una de las revelaciones de la noche.

En la medianoche, los rosarinos de Indios comenzaron su show con Asfalto, canción que le da nombre a su segundo disco de estudio lanzado en 2017. La lista de temas incluyo algunos hits del disco anterior y otros nuevos. El grupo pop del momento mostró crecimiento, seguridad y ,por momentos, climas rockeros durante los casi 50 minutos de show. El público bailó, cantó y retornó a sus casas con la satisfacción de haber disfrutado de uno de los festivales más interesantes de la costa atlántica. Mardelpop tiene diez años y va por más.

Leer más

LO MÁS LEIDO