Conectate con nosotros

ENTREVISTAS

Harm & Ease: “No fue fácil continuar el proyecto”

Publicado hace

el

Se dice que la música es el idioma universal y supera todo límite y barrera, pero dos canadienses nacidos en la ciudad de Burlington jamás imaginaron que terminarían haciendo música con un norteamericano y argentinos en un país que no conocían.  Harm & Ease combina una clara formación instrumental del Bluegrass de principios del siglo XX y una capacidad vocal de parte de todos los integrantes, donde miles de fanáticos van a su encuentro y disfrutan de buena música. Y antes de presentarse hoy en Beatflow hablan en exclusiva con Stereo.

¿Originalmente cómo arrancó la banda?

Danny: Cuando Rylan tenía 13 años y yo 12, empezamos a hacer música y a componer; pero al poco tiempo, a raíz de problemas personales decidí venir a Argentina y él me siguió para continuar con el proyecto. Aunque el proceso no fue tan fácil. Al principio hablábamos por Skype y mientras estaba sólo acá empecé a conocer a otros músicos, tocaba en la calle, en los subtes, en diferentes trenes y bares.

¿Cómo fue que lo conocieron a Juan (teclado)?

Danny: En la calle habían puesto un piano donde la gente podía sacarse fotos y tocarlo, así que con Rylan no dudamos en acercarnos y luego apareció Juan que para mi era un extraño que nos estaba mirando. Cuando terminamos y nos empezamos a ir empecé a escuchar que alguien estaba tocando. Paré de caminar, me di vuelta y dije “Wow, Oh my God! ¿Qué es esto?“. Me acerqué y empezamos a charlar y nos dimos cuenta que coincidíamos en la música que queríamos hacer y a raíz de eso se unió a la banda.

Ya tenían la voz, el bajo y el teclado, ¿el resto cómo se fue uniendo?

Danny: Ben (coros) entró porque siempre íbamos a un bar que tenía open mic y él tocaba temas ahí. Sabíamos que tenía una voz increíble, así que una vez vino a casa y terminamos con su ayuda de componer uno de los temas de nuestro disco que es el más conocido (Common Theme). Luego se unió Ilan (bajo) y de a poco sentíamos que algo se iba formando.

Ben, ¿qué fue lo que más te convenció para unirte?

Ben: Cuando me invitaron a sumarme, la banda tenía dos caras: querían hacer un search del ‘harm’, que sería lo más rockero, y otro del ‘ease’, más acústico. Lo que más me gustaba era esto último, lo cual acompañaba tocando el ukelele y con los coros, ya que la otra parte me parecía más heavy; hasta que decidí que si iba a ser parte de la banda debía serlo por completo y lo hice.

‘Wonderful Changes’ es el disco que vienen presentando, ¿a qué se debe el nombre?

Danny: Significa el cambio, el momento en que las cosas comenzaron a salir bien para Harm & Ease. Cuando comenzamos a hacerlo la banda no estaba conformada, fue un tiempo donde nos estábamos descubriéndonos a nosotros mismos.

¿Cómo fue su más reciente incorporación (Andy, batería)?

Ilan: Para mi fue otro maravilloso cambio, fue espectacular porque como bajista tiene que ser mi hermano, y la persona que estaba antes no lo era. Me copa más como suena ahora porque los pasados musicales también se parecen, la idea de la interpretación en vivo ahora es más parecida.

Hace poco se presentaron en La Plata y nunca habían estado ahí, ¿cuál fue la sensación que se llevaron?

Danny: Mucho rock. El público de la La Plata tiene mucha pertenencia porque el rock platense es de barrio, y es como ir a jugar un partido de visitante. Pero por suerte hubo mucho respeto y en otras fechas nos siguieron nombrando.

El sábado 15 de julio se presentan en Beatflow, ¿cómo se vienen preparando para esa fecha?

Danny: Es el cierre de la etapa de Wonderful Changes porque se viene el nuevo disco (Black Magic Gold) que vamos a sacar en un par de meses. Vamos a tener varias sorpresas y cosas raras van a pasar, además tienen que prepararse para Black Magic Gold ya que en este show vamos a tener una especie de bisagra con el disco que dejamos atrás y con el nuevo. El momento del quiebre va a ser ahí.

Leer más
Comentarios

ENTREVISTAS

El Zar: “Estamos en una etapa más rockera”

Mucho más que dos…

Publicado hace

el

Fotos: Laura Mora (Stereo)

Este disco va a ser lo más espontaneo y genuino posible” cuenta Facundo Castaño Montoya, una de las mitades de El Zar. Genuino es una de las palabras que el cantante repite en varias ocasiones. La obsesión por ser ellos mismos está latente en su música y explícita en su discurso. El dúo no ha parado de crecer en 2017: shows en nuevos templos del under porteño y festivales de gran cartel en el interior.

Con un sonido que se para en la medianera entre el Pop y el Rock, El Zar se presenta como una banda que vive una metamorfosis, con cambios tanto en su proceso de grabación relacionado con su primer álbum Círculos, como en su performance en el escenario. Este año afrontan nuevos desafíos como la expansión de su discografía y la presentación en el Lollapalooza. El festival más grande del país los tendrá compartiendo fecha con Pearl Jam, LCD Soundsystem y David Byrne, entre otros.

El domingo 18 de marzo van a tocar en el Lollapalooza ¿Cómo lo están encarando?

Estamos recontra manijas. Queremos tocar varios temas inéditos, mostrar algunas cositas nuevas. También queremos cambiar un poco el show, en 2017 tocamos bastante, y queremos arrancar el año con un espectáculo distinto y tener coherencia con eso durante el 2018.

El festival va a ser su primera presentación después de algunos meses ¿Es bueno o es malo tener tanto tiempo para prepararlo?

Esta bueno tener pocas chances de probar un espectáculo tan grande. Me encanta porque aumenta el desafío. Otra razón es que vamos a empezar a grabar el disco en febrero y ya está todo maquetado para entrar al estudio. En marzo lo terminamos y después del Lolla vamos a lanzar los singles para comenzar la promoción.

Fotos: Laura Mora (Stereo)

Fotos: Laura Mora (Stereo)

¿Cómo viene el proceso creativo?

Bien. ¡Increíble! Juntándonos con mucha gente amiga. Va a estar producido por Salvador e Iñaki Colombo, de Bandalos Chinos. Un tema lo va a producir Tomas Susevich, que es un amigo que tocaba en una banda que se llama Jean Jaures. Y va haber participaciones especiales.

Respecto a este nuevo álbum, ¿cuántos temas va a tener?

Nueve por ahora. Ocho tenía el anterior. Este va a tener ocho o nueve. Hay uno que está ahí, en el limbo.

La banda ha oscilado entre el pop y el rock ¿A este disco en qué género lo podemos etiquetar?

Lo podemos etiquetar con el rock. Estamos en una etapa más rockera así que va a ser un disco bastante duro. Un poco espontáneo. Sentimos que el anterior fue muy elaborado y muy pre producido. Lo trabajamos mucho tiempo y creo que eso hace que pierda un poco lo genuino. Este segundo álbum lo planteamos para que sea de otra manera: lo que sucede en el estudio, sucede. Y si la flasheamos, queda.

¿Para este disco van a mantener la metodología del primero?

Vamos a tratar de agrandar la cuestión. El primero fue un trabajo más de nosotros dos solos, mientras que para este van a venir muchos amigos y músicos invitados. Nuestra idea es convertir la grabación en algo grande y bien genuino.

La creatividad de El Zar surge del dúo que compones con Pablo Giménez, ¿cómo es laburar de esa manera?

Encontramos con Pablo una manera de trabajar que nos sirve y nos gusta. Sea para componer, para producir y para tocar en vivo. A veces él trae una idea. A veces yo traigo una base o una melodía, es muy orgánico todo. Pasamos mucho tiempo juntos y se van dando esas cosas. En el último tiempo él viene con cosas que sabe que a mí me van a gustar.

¿Qué enseñanza les dejó ser un dúo?

Aprendimos a experimentar como compañeros. Antes zapábamos mucho pero ahora ampliamos nuestra forma de componer a otras alternativas. Hasta para las presentaciones con banda completa, que es algo que también disfrutamos, es importante que la base que somos nosotros dos este siempre presente.

Leer más

PERSONAJES

La persona bajo la pollera, la historia de Aaron

La historia de un chico trans que plantó un paradigma en el sistema educativo

Publicado hace

el

fotos: Jordy Cannella

El 13 de marzo pasado, Aaron llegó a su casa después de su primer día de colegio del 2017. Rápidamente tuvo la necesidad de expresarse en sus redes sociales, donde muchas personas en su misma situación lo siguen, y contar que ese lunes no solo fue el primero como estudiante de cuarto año, sino que también fue su primer día con uniforme de varón. Con el apoyo de su familia y luego de tratarse con el Dr. Adrián Helien, impulsor de la ley de identidad de género, Aaron hizo un pedido urgente autoridades del colegio para dejar de usar una pollera. Así él supo hacer entender lo dañino que puede ser utilizar un uniforme reglamentario para una persona transexual.

Ya desde los cuatro años sentías que no encajabas en lo que eras ¿Cómo fue emprender el cambio?

Cuando empecé el jardín veía como se marcaba la diferencia de “por un lado las chicas y por otro los chicos”. A principios del año pasado ya no aguantaba más, sentía que estaba viviendo una mentira y era agotador para mí tener que presentarme con un nombre y un género que no me identificaban. Cuando me corté el pelo fue como “quiere tener la apariencia física de un chico”, y también empecé a comprar ropa masculina. Para el nombre, busqué en internet nombres de hombre y me hice una lista de los que más me gustaban. Me paré frente al espejo, me los empecé a repetir para ver cual me identificaba más y me quedé con Aaron.

¿Cuál fue la primera persona con la que hablaste?

Fue una amiga que conocí por internet. Se lo dije a ella porque al estar tan lejos, si yo veía su rechazo sabía cómo podrían llegar a reaccionar las personas con las que estoy todos los días.

¿En algún momento te sentiste rechazado por tu entorno?

Si, tanto con mis amigos y con gente que vi una sola vez en mi vida. Al principio fue una tristeza horrible, salía a la calle y me gritaban de todo. También lo sentí en las redes sociales. Lo que más me duele fue el rechazo de la gente que quiero.

Tenés una vida muy activa en las redes sociales ¿Cómo te relacionas con gente que está en tu misma situación?

Me escriben mails tanto chicos como chicas trans y también familiares de esas personas. Soy de responderle e intentar darle consejos, decirles que no se rindan y peleen por lo que sienten. Yo lo hice, mucha gente lo hizo y lo siguen haciendo hoy en día. Busco que se sientan acompañados y que sepan que no son los únicos a los que les pasa.

¿Qué significaba tener que usar una pollera?

Era muy feo. No me identificaba para nada y sentía mucha vergüenza. Los días que podía usar el pantalón de gimnasia yo lo súper aprovechaba. Usar la pollera era como mentir más y encerrarme en un casillero donde no entraba, era horrible para mí lo sufrí mucho desde la primaria.

¿Cómo fue el último día que la usaste?

Fue feo como todos. Pero cuando empecé a usar el pantalón de gimnasia fue una liberación para mí. Todos me preguntaban por qué lo usaba y yo decía que me parecía más cómodo.

¿Cómo fue el momento que decidiste hablarlo con un docente?

Elegí a mi profesora de geografía, que también nos da clases de construcción ciudadana. En el medio de una clase ella escuchó un comentario sobre la adolescencia, entonces la paró y nos preguntó cómo nos sentíamos en esta etapa. Yo me acerqué, le dije que necesitaba hablar con ella y empecé a contarle, sabía que de parte de ella no iba a sentir rechazo porque veía mucha de las cosas que nos pasaban. Me senté frente a ella, me tapé la cara y me puse a llorar. Fue un momento fuerte porque era una de las primeras personas a las que se lo decía. Profe, yo no me siento una mujer, no soy una chica, me siento un chico y soy trans”, ahí me quebré y ella puso su mano en mi hombro y me trató de calmar, eso me alivió más.

¿Ya lo habías hablado con tu familia?

Si, hacía un mes de ese día. La primera persona con la que lo hablé de mi familia fue una de mis hermanas, ella lo venía venir hace rato y ya lo sabía pero quería que yo se lo diga. Cuando se lo dije a mi mamá, estábamos tomando un café en capital y empezamos a discutir porque no me gustaba mi cuerpo. Ella me dijo entonces “Lo que pasa es que vos querés ser algo que no sos”, eso me dolió muchísimo y ahí le dije todo lo que sentía. Ella lo aceptó, pero no del todo. Yo la entiendo porque una cosa es verlo desde afuera y otra cosa es vivirlo. Mis papás tardaron en asimilarlo pero hoy en día lo aceptan y me acompañan en todo.

¿Cómo viviste la elección de cosas como a que baño ir o con que grupo hacer deportes?

Todavía lo sigo pensando. Por ahora estoy haciendo deporte con las chicas, porque con los varones no tengo buena relación, tuve comentarios muy malos de parte de ellos. Es raro hacer la clase con las chicas porque no soy una de ellas, seguramente el año que viene o en algunos meses cambie de grupo. Todo eso empezó en la secundaria. Me decían de forma despectiva que era una lesbiana o cosas así. Cuando hice el cambio recibí apoyo en las redes sociales, y muchos querían hacerse amigos míos, después de haberme insultado, solo para tener un par de seguidores más o likes en sus fotos. Con respecto a cosas como el baño, no entro a ninguno porque siento que voy a poner incómodos al resto. La directora del colegio me dijo hace poco: “Vos estás respetando a los demás, pero ellos no a vos”.

Hoy fue mi primer día de clases, suena normal para otros pero el mío fue diferente. Hoy usé por primera vez el uniforme masculino el cual siento que marcará un antes y después tanto en mi vida como en la institución. En mi vida porque aumenta mi seguridad y me hace sentir más feliz, en la institución porque soy la primera persona trans y seguramente si el día de mañana otre alumne trans se inscribe allí todo estará más normalizado así que me alegra saber que puedo ayudar y cambiar un poco las cosas para bien. Si es que se lo están preguntando ¿te han hecho comentarios otres alumnes? Sí, por suerte la mayoría fueron positivos y no quiero marcar lo negativo de este día en un post tan importante para mí como lo es este. Mi felicidad es inmensa y tengo que agradecer de tener a mis padres ya que día a día me acompañan con absolutamente todo como lo hacen mis tres hermanos, también agradezco al personal de mi institución como preceptoras, profesores y directores por no dejar esto pasar, por ser abiertos de mente, comprensivos y sobre todo por acompañarme a mí, mi família y grupo de compañeros. Sólo quiero decir gracias por esto, soy realmente feliz. #DerechoaSer #Lgbt #Trans

A post shared by aaron? (@aaronarmeya) on

Pero tenés necesidades fisiológicas más allá de la comodidad del resto…

Si, una vez me pasó y pedí la llave del baño de profesores. Los directivos me dijeron que tenía que haber igualdad entre todos pero hoy en día sigo sin entrar a ninguno.

¿Y si tuvieras que hacer un balance de todo este cambio con el colegio?

Lo sufrí mucho. Para mi sigue siendo una lucha. Me sigo encontrando con estas personas en los pasillos y siguen teniendo comentarios pero trato de hacer oídos sordos. Las autoridades me dicen que cuando pase algo así me acerque y se los diga.

Leer más

ENTREVISTAS

Baltasar Comotto: “No sabés si vas a volver de un show del Indio”

Un fundamentalista del Indio Solari

Publicado hace

el

Foto: Baltasar Comotto (Facebook)

Considerado como un referente del rock nacional y uno de los mejores guitarristas de la escena local, Baltasar Comotto actual Fundamentalista del Aire Acondicionado -Banda del Indio Solari- y músico de Andrés Calamaro conversó con Stereo. El lanzamiento de Elite su tercer disco de estudio en 2017, el show trágico de Olavarría del Indio y la actualidad del rock nacional fueron algunos de los temas tratados. Sus anteriores trabajos como solista fueron Rojo editado en 2008 y Blindado en 2011.

A lo largo de tu carrera grabaste de manera independiente y también con una discográfica, ¿qué diferencias encontraste?

Hay muchas diferencias y creo que son propias. Cada cual tiene su balance y su conclusión. Conozco y sé lo que es ser independiente porque en este último disco me banque toda la financiación sin el apoyo de nadie. Conté solo con la ayuda de mis amigos músicos, productores y de la gente que confía en mí. En las grabaciones te van pasando muchas cosas que son distintas cuando estás con una compañía discografica y cuando no. En mi caso fue una decisión mía. Quise ser yo el productor ejecutivo de Elite y tomé ese riesgo que valió la pena. Por eso estoy muy contento de que haya sido así porque fortalece al material. 

¿Buscaste que este último disco sea diferente a Rojo y Blindado?

Elite tiene canciones de rock industrial y otras con un poco de electrónica. También hay momentos acústicos, de descanso del disco, que en los otros álbumes no pude llevar a cabo. Por eso creo que este trabajo es distinto a los anteriores que edité. Por un lado esta un poco emparentado con Blindado –2011- porque es un disco de rock tenso en referencia a la transmisión de las letras. No es un disco amable, que quiera caer bien, sino que es la realidad de lo que me toca vivir a mí en este país. Habla de las cosas que veo en el día a día. Por ejemplo, Marr -sencillo promocional del álbum- expresa esa vorágine que vivimos en la ciudad, todo va rapidísimo y hay que resolver todo en un instante.

Hace más de 10 años que formas parte de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. ¿Cómo ves desde afuera la movilización que tiene el público hacía un show como el del Indio?

El Indio es un fenómeno mundial. No lo podés comparar con cualquier otra cosa en el mundo. Me parece que en un punto no tiene explicación. Es algo muy argentino la devoción de los fans del Indio hacia él y su música. Creo que si viene un tipo de afuera se lleva una sorpresa, no lo puede creer. Esta magnitud de gente no la encontrás en otra parte del mundo.

¿Qué sentiste después de bajar del escenario en Olavarría? 

Lo re disfruté al show, pese al momento del parate. Terminó y lloré sin saber nada de lo que había pasado. No es la primera vez, me ha pasado en otros conciertos porque a un show del Indio no sabés si vas a volver. Es una descarga emocional muy fuerte.

¿Y cuándo te enteraste de lo ocurrido durante y después del show? 

Excede lo que pueda decir. Obviamente me sentí muy triste por las familias y por las dos personas que fallecieron. Pero creo que eso también pudo haber pasado en un festival como el Lollapalooza. Hay cosas de las que nadie habla, pero cuando ven la mínima oportunidad para pegarle al Indio le pegan con un caño. 

¿Están grabando disco nuevo con Los Fundamentalistas? 

Se está grabando un álbum nuevo que va a estar buenísimo. El Indio va a sacar un disco terrible.

¿Se ven tocando de vuelta?

En cuanto a volver a tocar, no lo podría decir. Eso lo sabe el Indio. Las ganas están siempre, obviamente, pero eso lo sabe solamente él.

Tocaste con grandes referentes de la escena local como Luis Alberto Spinetta, Charly García y Andres Calamaro, entre otros que lograron con sus obras romper con lo establecido, ¿crees que el actual rock argentino sigue teniendo ese interés?

Eso sigue vigente. Pero hay un rock que no me gusta para nada y también creo que hay cosas que tienen mucho mérito por cómo se hacen más allá del gusto estético de uno. No espero que a todos les guste lo mismo que a mi, eso sería ridículo. Gracias a dios la gente piensa diferente y tiene otros gustos. Estar pensando que todo lo que uno escucha tiene que ser lo mismo para todos es algo egocéntrico al extremo.

¿Está castigado por la sociedad?

La gente tiene que estar más cautelosa a la hora de hablar ya sea en los medios o las redes sociales. Podés decir todo lo que pensás, pero tenés que tener en claro que la gente te va a escuchar. Antes no se salía a hablar con una total libertad y yo estoy en contra de eso, porque no analizan las cosas y se basan en el primer sentir, sin un previo análisis. Lo que vas a decir hay que pensarlo y razonarlo. 

¿Te ha pasado esta situación de ser criticado en las redes sociales?

Si. Hace unos años me invitó La Beriso a tocar un tema y en Facebook me empezaron a bardear; yo no voy a gastar ni una palabra en constestarle a esa persona porque no entienden nada de lo que pasa. No saben que yo tengo una relación con ellos desde hace cuatro años, que me invitaron los dos primeros Luna Park cuando empezaban a hacerse más conocidos y tuvieron la gentileza de invitarme a tocar. Por qué tendría que decirles que no voy a tocar con ellos, ¿por qué a un pibe le parece que es una cagada La Beriso? No, no entendés nada. Yo toco con quien se me canta, si quiero puedo tocar hasta con Piñón Fijo y no tengo porqué darle explicaciones a nadie. Lo más fácil es criticar, lo más difícil es construir.  

Leer más

LO MÁS LEIDO